HAY GENTE PARA TODO

Este es Morlanes, el millonario sindicalista de UGT y dirigente del PSC, que esta detrás del desastre de la química de Tarragona

Este es Morlanes, el millonario sindicalista de UGT y dirigente del PSC, que esta detrás del desastre de la química de Tarragona
José Luis Morlanes. PD

Se llama José Luis Morlanes y es millonario de verdad. Además de eso y según sus propias palabras, es socialista hasta la médula: «Sólo dejaré de ser del PSC o de UGT por defunción de unos o de otros».

Además de todo eso, es el principal responsable la empresa química que explotó el día 15 de enero de 2020 en Tarragona, llevándose por delante la vida de tres personas y causando inmensos destrozos físicos y ecológicos en la zona.

Morlanes es un hombre hecho a si mismo, con ayuda de la política.

Nacido en Pozuelo de Calatrava, en la provincia de Ciudad Real en 1963, llegó como muchos emigrantes pobres de la España interior a Barcelona con 5 años.

Su familia, como tantas, se instaló en el extrarradio de la capital catalana, al cinturón industrial.

Siendo todavía adolescente se afilió a la UGT y al PSC y fue subiendo en el escalafón sindical, hasta convertirse en el secretario general del Baix Llobregat.

Y de ahí, paso a paso, fue subiendo hasta acabar¡bar compartiendo consejo de administración con Artur Mas o Jordi Pujol Ferrusola.

El millonario, porque apalea dinero, le debe mucho al sindicato y al partido socialista. Ambos fueron el trampolín que le llevaron a convertirse en una de las grandes fortunas de Cataluña.

Ahora está en el ojo del huracán porque el accidente en su empresa Iqoxe dejó tres muertos y las medidas de seguridad han quedado en entredicho.

Cuenta de él David López Frías en ‘El Español’, este 21 de enero de 2020, que Morlanes, ahora en el ojo del huracán por incompetente, a sido secretario general de UGT, presidente comarcal en el Baix Llobregat y concejal de Urbanismo de Cornellà durante la época fuerte del ladrillo, amén de mano derecha del President Montilla.

También fue vicepresidente (económico, claro) del RCD Espanyol. De hecho, se le atribuye a él la decisión de que el equipo de fútbol se mudase de Barcelona a Cornellà.

Pero desde que dejó la política, su faceta más conocida es la de empresario. Una etapa con altibajos, en la que ha conocido desde una imputación judicial por haber desviado presuntamente 2.500.000 de euros, hasta haber sido fulminado de su propia empresa por los accionistas.

Ahora afronta la crisis de la explosión en Iqoxe y se sacude las acusaciones de los sindicatos de haber sido objeto de advertencias por carencias de seguridad.

«No tenemos constancia», declara.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído