El personal trabajaría 32 semanales

El Gobierno Sánchez ‘estudia’ implantar en España la jornada laboral de cuatro días

La Moncloa prepara un decreto para subir el salario mínimo interprofesional hasta 1.000 euros en plena crisis

El Gobierno Sánchez 'estudia' implantar en España la jornada laboral de cuatro días

Lo importante, cuando llegue el momento de ir a las urnas, es que la ciudadanía tenga claro quien nos ha metido en esta ruina y lo mál que el Gobierno PSOE-Podemos está gestionando la tremenda crisis impulsada al alimón por su incompetencia y la pandemia de coronavirus.

La filtración, como viene ya siendo habitual, viene de Pabklo Iglesias, quien nunca ha trabajado por cuenta ajena, no sabe lo que es gestionar ni siquiera una pequeña PYME y ha estado toda su vida viviendo del presupuesto y a cuentra del sufrido contribuyente español.

El vicepresidente segundo del Gobierno soltó este 3 de diciembre de 2020este jueves que le “consta” que el Ministerio de Trabajo y Economía Social va a trabajar por explorar la reducción del horario de trabajo” a una semana laboral de cuatro días y 32 horas, en el marco del «diálogo social», una medida que a su juicio «sin duda» favorecería la generación de empleo.

«Nosotros siempre hemos sido partidarios de la reducción de la jornada laboral. La propuesta es interesante y me consta que el Ministerio de Trabajo de Yolanda Díaz la está estudiando, y en el marco del diálogo social se va explorar porque favorecería sin duda la generación de empleo».

Además, vaticinó este jueves en una entrevista en TVE que “no va a haber cambios” en el Ejecutivo después de la aprobación de los Presupuestos aunque seguirá habiendo “discusiones” entre el PSOE y Unidas Podemos, discrepancias sobre las que admitió que “la mayor parte de las veces los que tenemos que ceder somos nosotros”.

Lo hizo ante la pregunta de si cree que el presidente, Pedro Sánchez, aprovechará la tranquilidad que le dará la aprobación de las cuentas públicas para solucionar los problemas que ha habido entre el PSOE y Unidas Podemos en ciertos temas efectuando una remodelación de su gabinete en perjuicio de esta segunda formación.

“No va a haber cambios después de la aprobación de los Presupuestos, pero claro que va a haber discusiones, porque así son los gobiernos de coalición”, aseveró con rotundidad, prefigurando así que las cosas continuarán como hasta ahora, en un “sistema de checks and balances (‘contrapesos’) entre los dos socios que volvió a alabar como mejor garantía de que los acuerdos de gobierno se cumplan.

A una pregunta posterior, se zafó de las interpretaciones del PP y Vox de que en realidad es Podemos quien domina al PSOE. “Nuestra posición es modesta, somos el socio minoritario. Estamos satisfechos de algunos resultados, pero la mayor parte de las veces los que tenemos que ceder somos nosotros”, reconoció, declarándose consciente de que “nuestro peso es modesto y hay muchas cosas que no vamos a poder conseguir o en las que nos gustaría ir más lejos”.

No obstante, aunque confesó que le gustaría ser “el socio mayoritario” y tener que ceder sólo “de vez en cuando”, Iglesias también quiso deslizar que algunos le dicen que consiguen más de lo que deberían por su correlación de fuerzas con los socialistas, y no lo negó, sino que apuntó: “Nuestro trabajo es sacar el máximo partido al peso que tenemos”.

También en su línea habitual, dijo que “podemos estar satisfechos” del funcionamiento del Gobierno pese a sus “tiras y aflojas y tensiones”, y, en particular, de la “mayoría histórica” con la que se van a aprobar los Presupuestos, difícil de imaginar hace meses y de la que pronosticó que “claro que va a asegurar la legislatura y espero que algunas más”. Una mayoría que insistió en describir como “progresista”, aun reconociendo que la conformen también partidos de “tradiciones diferentes” como el PNV y el PDECat.

LA FABRICA DE PARADOS

El Gobierno PSOE-Podemos, el más multitudinario e ineficaz de la historia reciente de España, prepara un decreto para elevar el salario mínimo interprofesional (SMI) hasta los 1.000 euros a comienzos del próximo ejercicio.

El sector empresarial asegura que no es el momento de continuar con la senda de incremento del SMI, porque sólo va a contrubuir a aumentar en cientos de miles las listas de parados.

Cabe recordar que el Gobierno de coalición se ha comprometido a situarlo en el 60% del sueldo medio en España, lo que implicaría su subida hasta los 1.200 euros mensuales- en un periodo de crisis económica azuzada por la pandemia y las restricciones impuestas desde los gobiernos de todos los países del mundo para frenar los contagios y la crisis sanitaria.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído