Las grandes superficies tratan de que casos como el de Marisa no se difundan para evitar daños a su imagen

«Menos mal que revisé el ticket, porque me habían cobrado mil euros por unos higos»

Las multinacionales se desviven en regalos a los afectados

"Menos mal que revisé el ticket, porque me habían cobrado mil euros por unos higos"
Carrito de la compra.

Las grandes marcas viven de su imagen y gastan ingentes cantidades de dinero en anuncios publicitarios. Cualquier escándalo de este tipo, podría echar por tierra todo una estrategia comercial

«No sé cómo pudo pasar. Fui a un hipermercado y compré unas estanterías para mi salón y una serie de artículos de alimentación. Ya sentada en el coche, cuando me puse a revisar el ticket de compra me quedé estupefacta: ¡Me habían cobrado 1.000 euros por una bandeja de higos!»

Le sucedió a Marisa de la Torre, una de las miles de personas que a diario compran en grandes superficies.

«Hice la compra del mes, así como algunas cajas muy grandes, y como iba a pagar con tarjeta de crédito no presté atención al ticket ocupada con meter todo en bolsas de plástico.

En cuanto me dí cuenta, reclamé en atención al cliente. Las caras de los empleados cambiaron de forma radical. Parecía que habían visto un fantasma. Sus teléfonos echaban humo y cada cinco minutos se presentaba una persona del centro, cada vez mejor vestida, para darme explicaciones.

Hicieron todo lo posible para que no lo fuera contando. Me ingresaron el dinero en mi cuenta a los tres días y me agasajaron con decenas de obsequios promocionales, como mochilas, vasos de cerveza e incluso una pequeña vajilla. Me volvieron a hacer un ticket con los datos correctos.!

Las grandes marcas son muy sensibles a la percepción de su imagen entre los consumidores.

Gastan ingentes cantidades de dinero en anuncios publicitarios, pero la estadística no está a su favor: cuántos más productos se ponen a la venta, mayor es el riesgo de cometer errores en el etiquetado o en los folletos.

Y nada peor para una cadena que sus clientes empezaran a desconfiar y se dedicaran a revisar los tickets de compra artículo a artículo. El temor se propagaría como un virus.

AMENAZA DE DENUNCIA

Otro caso similar al de Marisa nos lo cuenta Julia Serrano. Su hijo Julián sufrió un accidente en un parque de juegos de una conocida multinacional de comida rápida cuando sólo tenía 11 años. Cayó desde una altura de 4 metros y el peso de su cuerpo lo absorbió su brazo, que terminó rompiéndose por tres sitios

Para que la familia no diese a conocer su caso a los medios y, sobre todo, para evitar que les denunciaran, estuvieron pidiéndoles disculpas durante más de un año enviándoles cientos de regalos a casa.

«Les amenazamos con demandarles ya que no contaban con las medidas de seguridad necesarias para tener ese parque funcionando. Desde entonces todo fueron buenas palabras y regalos. Durante los 30 días siguientes al accidente nos llegaban envíosa casi a diario: muñecos, gorras y hasta juegos de la consola. Siguieron mandando regalos de forma esporádica años después del suceso»

ERRORES COMUNES

Al margen de estos casos peculiares, no es raro ver cómo las grandes centros comerciales comenten errores ocasionales en el etiquetado de productos o en la publicidad de sus catálogos.

Un caso reciente es el que de Carrefour, que en dos folletos de ofertas válidas en las mismas fecha, tenían productos con precios diferentes (vea las imágenes).

Si le ocurre tenga en cuenta lo siguiente:

  • Siempre le deben cobrar el precio que aparezca en los catálogos, o junto al producto. Si estos son diferentes al que le cobran en caja, reclame que el de coste menor.
  • Algunas veces las grandes empresas tienen errores de bulto y le quitan una cifra a sus productos. Aunque el precio final sea irrisorio, reclame que se lo cobran tal cual.
  • No se fíe de las ofertas y los formatos ahorro. Muchas veces no tienen el descuento que prometen. En el caso de los formatos ahorro, pueden llegar a ser más caros que compraros en menor tamaño.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído