El corresponsal de El Mundo critica a la institución

El FMI, en entredicho

"Es como si Hugh Heffner (dueño de Playboy) defendiera la castidad"

El FMI Es burocrático, está politizado y no es transparente.

Un supervisor incompetente. Eso es lo que muchos ven en el Fondo Monetario Internacional. No supo predecir la crisis, tampoco tomar medidas preventivas, no tiene capacidad para arreglar el desaguisado, sus estimaciones no han dado la talla y, encima, hace gala de un reparto desigual de poder.

No hay por donde pillarlo.

El corresponsal en Washington de El Mundo no repara en críticas contra el FMI. En un post titulado ‘¿Por qué no se aplica el FMI sus recomendaciones’, Pablo Pardo escribe:

Una vez más, el FMI ha reclamado reformar y liberalizar el mercado laboral español. A la habitual petición de agilizar el despido, se suma la de bajar los salarios. Personalmente, ambas ideas me parecen bastante razonables (puede poner sus insultos más abajo) dada la situación económica de España.

El problema no es qué se dice, sino quién lo dice. Que el FMI proclame la liberalización de cualquier mercado de trabajo, o la ampliación de la edad de jubilación es como que Hugh Heffner defienda la castidad.

(El FMI) Es burocrático, está politizado y no es transparente.

Cuenta que la institución tiene un déficit del 40% por empeñarse en estrenar un nuevo edificio. Una decisión que le costó además reducir plantilla. Pardo analiza cómo se hizo el ERE y destaca que un becario de la institución cobra unos 210 dólares.

Como para dar lecciones.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído