El BCE y la reducción del déficit evitan el descalabro de la Bolsa griega

El BCE y la reducción del déficit evitan el descalabro de la Bolsa griega
Bolsa. EFE

Una providencial muestra de confianza del Banco Central Europeo en la economía griega y la noticia de que el déficit público empieza a estar bajo control evitaron hoy males mayores en la Bolsa de Atenas que, pese a todo, marcó, con un 3,11 por ciento, su caída más pronunciada de las últimas cinco semanas.

Tras haber cerrado el miércoles a la baja, el parqué ateniense comenzó la sesión de hoy con la misma tendencia negativa y durante las primeras horas de transacciones las alarmas se dispararon cuando el índice general llegó a desplomarse un 5 por ciento, empujado por la falta de confianza de los mercados en la economía helena.

Así, el diferencial entre los bonos de deuda griega a diez años y los alemanes se disparó al inicio de la jornada de hoy a las 456 unidades y bajó por la tarde a los 420, siempre superiores a los índices de 400 marcados los últimos días.

La rentabilidad del bono griego a diez años supera el 7 por ciento, lo que encarece y dificulta la capacidad de Grecia para obtener préstamos y hacer frente al pago de los 11.000 millones de euros de su deuda que vence en mayo.

Aunque la Bolsa empezó a recuperar algo de terreno, fue la muestra de confianza por parte del presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean Claude Trichet, la que permitió salvar los muebles.

Desde Fráncfort, el economista francés calificó de «muy serio» el compromiso del Gobierno de Atenas de reducir su déficit fiscal, al tiempo que descartó un impago de la deuda de Grecia.

Finalmente, la Bolsa terminó la sesión en los 1,925,82 puntos, un 3,11 por ciento por debajo del cierre anterior, en la que es la caída más pronunciada de las últimas cinco semanas.

La pérdida acumulada en los tres últimos días es ya del 8 por ciento.

Los valores que más sufrieron fueron los bancarios, que en los últimos tres días han acumulado pérdidas del 13,6 por ciento.

Aparte de la inyección de confianza de Trichet, los mercados también se tranquilizaron al conocerse que el déficit público durante el primer trimestre fue un 40 por ciento más bajo que en el mismo periodo de 2009.

El ministro de Finanzas, Yorgos Papaconstantínu, anunció en el Parlamento que «durante el primer cuarto del año, el déficit se limitó a 4.300 millones de euros, cuando estaba en 7.100 millones en esa época en 2009».

El ministro puntualizó que tal ahorro se consiguió «incluso antes de la aplicación total de las medidas de reducción de gastos públicos y nuevos impuestos», lo que, dijo, «prueba que el Ejecutivo se encuentra en la dirección correcta para reducir el déficit fiscal al 8,7 por ciento del PIB hacia fines de 2010».

Papaconstantínu reconoció hoy también que «los socios europeos se han convencido» de que Grecia logrará reducir el déficit este año, pero que «empiezan a preocuparse por los próximos años» y por la habilidad griega para «reducir la deuda, avanzar con los cambios estructurales, y poner en marcha el desarrollo».

Pese a ello, aseguró que «Grecia continuará pidiendo créditos de forma normal».

Desde el Gobierno griego se aseguró que el país no necesita activar el mecanismo europeo de respaldo creado en colaboración con el FMI. «Por el momento no es necesario activar el mecanismo de ayuda», dijo el portavoz del Ejecutivo Yorgos Petalotís, quien añadió que «la red de seguridad de la UE y del FMI está allí para garantizar que Grecia no está sola».

Por su parte, el director de la Agencia de Gestión de Deuda de Grecia, Petros Jristodúlu, coloca las necesidades de préstamo de Grecia para el resto del año en curso en unos 32.000 millones de euros, incluyendo las necesidades de hacer frente en mayo al pago de una deuda de 11.000 millones.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído