Zapatero habla mañana por primera vez en el Congreso de la supresión de los blindajes empresariales

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, dará mañana por primera vez explicaciones en el Congreso de los Diputados por la supresión de la limitación de los derechos de voto en las sociedades cotizadas, conocidos como ‘blindajes empresariales’, que hace casi un mes el PSOE logró aprobar con el apoyo de CiU a través de una enmienda a la reforma de la Ley de Auditorías y Sociedades Anónimas.

Zapatero responderá durante el Pleno de control al Ejecutivo en la Cámara Baja al portavoz parlamentario del PNV, Josu Erkoreka, quien quiere que el presidente aclare si «cree realmente que la total liberalización del número máximo de votos de un solo accionista o de un mismo grupo será beneficiosa» para las compañías afectadas, entre las que figuran compañías como Iberdrola, Repsol YPF o Telefónica.

El PSOE aprovechó la reforma de la ley de Auditorías y Sociedades Anónimas para introducir una enmienda en esta dirección, que prosperó gracias al apoyo de CiU y la abstención de PP y Coalición Canaria, mientras que PNV y ERC-IU-ICV votaron en contra. Los nacionalistas vascos llegaron a bautizar la propuesta del PSOE como ‘enmienda Florentino0, en alusión a Florentino Pérez, presidente de ACS, compañía embarcada en una batalla accionarial para reforzar su peso en Iberdrola.

Dicho proyecto de ley acaba de arrancar su tramitación en el Senado, tras un retraso de varias semanas debido a que hubo que corregir varios errores en la votación en la Comisión de Economía y Hacienda del Congreso de los Diputados del pasado 6 de abril, que llevaron a que se aprobaran varias enmiendas contradictorias en relación con la labor de los auditores, el objeto original de la norma.

HASTA EL 6 DE MAYO PARA LAS NUEVAS ENMIENDAS

Los grupos en la Cámara Alta tienen ahora hasta el 6 de mayo para presentar nuevas enmiendas al proyecto, y PNV quiere aprovechar el trámite para tratar de modificar la polémica enmienda, según confirmaron a Europa Press en fuentes de esta formación.

Su intención es volver a proponer –como ya hizo en el Congreso– que la eliminación de los límites de los derechos de voto sólo se aplique en el caso de que un accionista «externo» se haga, a través de una OPA, con un mínimo del 75% del capital con derecho de voto de una compañía, momento a partir del cual se podrá ‘levantar’ el ‘blindaje’.

Por su parte, el PP aún no ha decidido si llevará al Senado la misma enmienda que presentó ‘in extremis’ para el debate en la Cámara Baja y que plantea un cambio a la Ley del Mercado de Valores en lo referido a la regulación de las Ofertas Públicas de Adquisición, con el objeto de fomentar el control sobre las participaciones y la obligatoriedad solidaria de lanzar OPAs.

Así, abogaban por potenciar el control de las inversiones extracomunitarias que alcancen más del 25% de los derechos de voto en el capital de una compañía, para evitar aquellas que supongan un «riesgo para la seguridad pública», por lo que se facultaría al Ministerio de Industria para «verificar» que no existe dicho peligro, tal y como ocurre en otros países.

ACUERDO «FIRME» ENTRE PSOE Y CIU

En cualquier caso, pese a que un eventual acuerdo entre PP, PNV y ERC e ICV –formaciones ambas que comparten grupo con el PSC– podrían complicar el trámite de esta modificación en el Senado, el acuerdo entre PSOE y CiU «es firme», según reiteraron a Europa Press fuentes de ambas formaciones.

Socialistas y nacionalistas catalanes suman una mayoría suficiente para corregir cualquier modificación no deseada introducida por la Cámara Alta cuando el texto vuelva al Congreso para su votación definitiva, prevista para junio. La norma en ningún caso entrará en vigor antes del verano.

NO «INTERFERIRA» EN LAS JUNTAS DE 2010 NI 2011

Y es que, tras una intensa negociación a lo largo de más de mes y medio, durante la que se retrasó el debate hasta en dos ocasiones, los socialistas sólo lograron el apoyo de la federación catalana a cambio de modificar su contenido para proteger el marco de las sociedades anónimas no cotizadas, que podrán mantener estos blindajes.

Asimismo, se acordó retrasar un año la entrada en vigor de la modificación con un año de retraso para garantizar una «transición pacífica» en las empresas y no «interferir» en sus juntas de accionistas. Además, las empresas que salgan a Bolsa dispongan de un tiempo no superior a un año para adaptar sus estatutos a la supresión de estas limitaciones.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído