El 82% de los usuarios afirma «no haber notado» ninguna ventaja con la liberalización eléctrica

El 82% de los usuarios afirma «no haber notado» ninguna ventaja con la liberalización eléctrica, según se desprende de un sondeo realizado por la Confederación Española de Organizaciones de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios (Ceaccu).

Esta encuesta revela el «limitadísimo» ahorro que la liberalización ha supuesto para el consumidor doméstico: en su análisis más reciente, la Comisión Nacional de la Energía (CNE) lo cuantifica en 13 euros al año en el supuesto más favorable: es decir, apenas un euro al mes.

Esta organización también critica la confusión en las ofertas y dificultad, para el consumidor medio, de establecer comparaciones entre ellas.

Asimismo, el estudio constata las situaciones de falta de competencia, admitidas por el regulador (la CNE se ha referido a la situación de «monopolio») e investigadas por la propia Comisión Nacional de la Competencia.

Las respuestas de los sonsumidores también dan fe de su decepción y falta de información sobre este proceso.

De hecho, predomina el desconocimiento sobre la liberalización del sector eléctrico y la posibilidad de elegir comercializador (un 64% admite ignorarlo); con todo se registra una mejora sustancial respecto al escaso 10% registrado por Ceaccu un año antes.

Según este sondeo, además, existe una elevada desinformación sobre la situación concreta en la que se encuentra cada usuario: el 58% no sabe qué tarifa tiene, y sólo un 35% conoce que está acogido a la TUR (Tarifa de Último Recurso).

También se refleja la escasa implicación directa de la Administración en las tareas divulgativas: sólo un 12% afirma haber recibido información por esta vía.

Por otro lado, apenas el 21% de los usuarios encuestados sabe que existe una factura más barata a través del «bono social», aunque no saben cómo acogerse al mismo ni los requisitos que se deben cumplir. Así, sólo el 7% están adecuadamente informados de ambas cuestiones.

Entre los consumidores, hay coincidencia en demandar que el acceso a una tarifa más barata debería depender de la capacidad de renta de cada familia, y no sólo de circunstancias personales específicas (pensión mínima, familia numerosa o en desempleo)

Sobre la calidad del servicio, los usuarios expresan mayoritariamente su queja respecto a la desaparición de las oficinas abiertas al público (37%) y el deficiente servicio de atención (51%).

Preguntados sobre si han sido beneficiados con la liberalización del mercado eléctrico, la respuesta es negativa para el 82% de los consultados. Un 8% dice sí haber notado una mejora en el precio y un 10% apunta a mejoras en la calidad recibida.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído