La Asociación Hipotecaria afirma que la morosidad inmobiliaria y de la construcción «no presenta signos de ralentización»

La Asociación Hipotecaria Española (AHE) apunta que el conjunto de la dudosidad del crédito de las actividades inmobiliarias y de la construcción se situó por encima del 10% en el primer trimestre del año, y subraya que «no presenta signos de ralentización».

En su último boletín trimestral, la AHE recoge que el crédito a las empresas de construcción asciende a 125.179 millones de euros, de los que 12.437 son dudosos, con lo que la tasa se sitúa en el 9,94%.

Por su parte, las actividades inmobiliarias cuentan con créditos por importe de 321.667 millones de euros, de los que 34.556 son dudosos, el 10,74% del total.

En marzo de 2010 el conjunto del crédito a las actividades inmobiliarias y la construcción se contrajo un 4,7% respecto el mismo período de 2009, pasando a representar un 41% del crédito inmobiliario total.

El crédito inmobiliario a los hogares es el único de los componentes que mostró un comportamiento positivo, con un crecimiento interanual del 1,3%. Su peso sobre el crédito inmobiliario total es del 59%.

En el caso de los hogares, el saldo dudoso para el conjunto del crédito ha registrado dos trimestres consecutivos de descensos, con una reducción acumulada desde septiembre de 2009 del 6,3%.

En lo relativo al crédito para adquisición de vivienda este comportamiento positivo «ha sido especialmente notable», indica la asociación, situándose la tasa de dudosidad en marzo 2010 en el 2,714%, por debajo de la correspondiente al mismo período de 2009 (2,863%).

PESO CREDITICIO

Con datos hasta abril, la organización muestra que el crédito hipotecario representaba aproximadamente un 63% del total del crédito al sector privado residente.

«La importancia del crédito hipotecario ha ido incrementando paulatinamente desde finales de 2007 en un escenario de contracción del conjunto del crédito», aseguran.

A pesar del escaso crecimiento en el saldo vivo del crédito hipotecario a lo largo de 2009, el mayor descenso en los niveles del PIB ha permitido que el crédito hipotecario continúe representando más de un 100% del PIB.

En concreto, el saldo vivo del crédito para adquisición de vivienda creció en marzo un 1 5% interanual, «siendo uno de los pocos componentes todavía activos del conjunto del crédito inmobiliario».

Mientras, el saldo vivo del crédito para rehabilitación de vivienda se redujo por segundo trimestre consecutivo en marzo de 2010 y registró un primer descenso interanual del 0,2%.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído