El 44,85% de las empresas españolas pagó sus facturas a tiempo en julio

El 44,85% de las empresas españolas pagó puntualmente sus facturas al pasado mes de julio, periodo en el que el plazo medio de retraso de pago sobre las condiciones pactadas fue de 20,92 días, según el estudio realizado por Informa D&B.

La cifra de retraso en el abono de las facturas puede considerarse bastante alta, si bien en el acumulado, un 85% de las empresas españolas paga con menos de 30 días de retraso sobre las fechas pactadas.

Por otro lado, el 6% de las empresas pagaron con más de 120 días de retraso sobre lo acordado y el 2,22% se situó entre 91 y 120 días. El 40,29% de las empresas tardó menos de 30 días en pagar.

Los comportamientos de pago de las empresas españolas varían significativamente según su actividad. Por sectores, las actividades inmobiliarias lideraron los retrasos con 37,04 días de media, seguidos por la educación, con 35,14 días, y la construcción, con 34,43 días.

Por debajo de la media nacional se situó el sector de producción y distribución de energía eléctrica, gas, vapor y agua, con 19,99 días, la intermediación financiera, 18,63, los transportes y comunicaciones, 18,56, la industria manufacturera, 17,54, y el comercio y reparación de automóviles, 16,41.

En el ámbito geográfico se observó una marcada división entre Norte y Sur de España. Todas las comunidades del sur superaron la media nacional, excepto la ciudad autónoma de Melilla, mientras que todas las del norte se situaron por debajo.

Las comunidades que más alargaron los plazos de pago fueron las Islas Canarias, 43,88 días, Murcia, 31,67, y Andalucía, 31,43. Mientras, las que mantuvieron un mejor comportamiento fueron el País Vasco, con un retraso de 10,87 días, Navarra, 12,11, y Aragón, 13,21.

Por otro lado, el 51,84% de las microempresas y el 44,24% de las pequeñas empresas cumplieron con los plazos de pago pactados frente al 29,31% de las medianas y el 15,59% de las grandes empresas, si bien la mayoría de estas grandes compañías, el 73,12%, lo hizo dentro de los 30 días siguientes a las condiciones establecidas, cifra que bajó al 57,83% para las medianas.

También destaca que, una vez que se superan los 120 días de retraso, las empresas pequeñas tienen más dificultades para afrontar el pago de facturas, ya que un 7,35% se encuentra en esta situación frente al 2,64% de las grandes empresas.

La Ley de Morosidad, aprobada el pasado mes de junio, estableció unos plazos máximos de pago de 60 días en el sector privado y de 30 días en el sector público desde la entrega de la mercancía o la prestación del servicio.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído