El Círculo de Empresarios justifica un volumen «moderado» de economía sumergida, para dar flexibilidad en tiempos de crisis

El XXVI Libro Marrón del Círculo de Empresarios se centra en las «Implicaciones de la economía sumergida en España», una «lacra» instalada en la economía española y que, según datos de 2009, alcanza el 19,5% del PIB en España. Con todo, esta publicación justifica la existencia de un «volumen moderado» de la misma para dar flexibilidad en momentos coyunturales de crisis.

Según la ex presidenta del Instituto Nacional de Estadística, Carmen Alcaide, que prologa este documento, «en conjunto, y aun aceptando la existencia de un volumen moderado de economía sumergida que puede dar flexibilidad a la economía en general, la existencia de un volumen amplio de este tipo de actividad y el aumento de la misma deben considerarse un fracaso del sistema económico, político, social, ético y moral de un país, y debería llevar a una revisión general de las leyes y normas de funcionamiento del mismo».

Para Alcaide, la crisis puede llevar a algunas empresas a la economía sumergida, para reducir sus costes. Si esto se convierte en su estrategia empresarial de modo permanente es «peligroso» y puede «dar al traste» con la citada empresa. Sin embargo, «puede ser llevadero de forma coyuntural, para capear el temporal».

Según sus datos, la economía sumergida en España llegaba aproximadamente al 19,5% del PIB en 2009; un porcentaje elevado en comparación con Europa y muy superior al de Estados Unidos.

En la presentación del libro, el presidente del Círculo de Empresarios, Claudio Boada, incidió en que «el problema de la economía sumergida en España parece haberse agudizado en los últimos tres años, como consecuencia de la mala coyuntura que atraviesa el país».

Aunque «puede suponer excepcionalmente un alivio y refugio para ciertas situaciones dramáticas, es a la larga claramente perjudicial para los intereses de la sociedad en su conjunto, y todo lo que hace es perpetuar situaciones de injusticia, abuso y explotación».

Por eso, añadió, «resulta imprescindible llevar a cabo reformas estructurales serias en el ámbito de la educación, del mercado laboral, de las pensiones, de la energía, etcétera. Nos parece imprescindible tomarse en serio también este asunto de la economía sumergida y procurar darle una solución».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído