Caja Vital reitera su oferta a BBK y Kutxa para colaborar por «un potente sector financiero vasco»

El presidente de Caja Vital, Carlos Zapatero, ha reiterado su oferta a BBK y Kutxa para trabajar por «un potente sector financiero vasco» desde «el respeto y la colaboración», un mensaje que ya trasladó a ambas cajas tras su elección el pasado mes de julio.

Zapatero, que accedió a la presidencia de Caja Vital en sustitución de Gregorio Rojo, ha presidido este viernes en Vitoria la primera Asamblea General Ordinaria que la entidad celebra bajo su mandato.

Tras asegurar que afronta esta nueva etapa «con ilusión y con la firme voluntad de servir a los intereses económicos y sociales de la entidad», ha manifestado que la vocación exportadora de las empresas de Alava facilitará a este territorio «salir antes de la crisis». Además, ha subrayado los «altos índices de solvencia y rentabilidad» de la entidad alavesa.

El presidente de Caja Vital ha reconocido que 2010 está siendo «un ejercicio complicado, de aparente transición hacia un nuevo ciclo económico». En esta línea ha repasado la situación económica global y ha recordado que, a pesar de las fuertes turbulencias sufridas en los mercados financieros internacionales, en el segundo trimestre del año pasado, la evolución del PIB en España ha experimentado una recuperación gracias al fuerte repunte del consumo privado y de la inversión.

Zapatero ha manifestado que la economía vasca «evoluciona ligeramente mejor que la media española», con una tasa interanual del PIB del 0,5 por ciento en el segundo trimestre y después de magnitudes negativas durante 18 meses y una recaudación tributaria con balance positivo — 5.382 millones de euros(+14,9%)–. No obstante, ha recordado que el número de trabajadores afectados por un ERE en Euskadi fue de 2.230 personas.

EXPORTACIONES

La coyuntura económica en Alava, a su juicio, «tiene un importante tanto a su favor», ya que «Francia y Alemania, las dos locomotoras que tiran de Europa, son los mejores clientes del empresariado alavés». «Las exportaciones han crecido un 17,6 por ciento hasta agosto y las importaciones casi el 22 por ciento», una tendencia que ha asegurado que «permitirá a Alava salir antes de la crisis».

En este contexto económico, ha explicado ante la asamblea que Caja Vital «está sabiendo afrontar esta profunda crisis económico-financiera con una fortaleza muy superior a la media del sector». La entidad, ha destacado, «mantiene sus índices de rentabilidad y solvencia entre los mejores del sistema financiero y, todo ello, con unas tasas de morosidad y de cobertura de activos dudosos sensiblemente mejores que la media del sector».

Según ha recordado, estos parámetros sitúan a la Vital, pese a su reducida dimensión, «entre las cinco entidades financieras más capitalizadas y solventes del sistema», el mismo puesto que obtuvo en el ranking de solvencia de cajas españolas tras la «dura» prueba de estrés bancario que realizó a finales de julio el Banco Central Europeo.

Zapatero ha afirmado que el citado estudio «confirmó, además, que Caja Vital no precisaría de ningún tipo de apoyos del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) ni del Fondo de Garantías de Depósitos, incluso en el escenario y en las condiciones más adversas, gracias a su fuerte capitalización y solvencia».

En referencia al endurecimiento de las condiciones de solvencia que se prevé imponer al sector bancario, ha señalado que estos datos sitúan a Caja Vital «muy por encima de las nuevas exigencias de la normativa conocida como Basilea III», cuyo objetivo es aumentar la fortaleza del sistema bancario para afrontar posibles futuras crisis.

SIN «BAJAR LA GUARDIA»

A pesar de todo, ha hecho un llamamiento a «no bajar la guardia», ya que «este año está cargado de complicaciones que nos van a exigir aportar un plus de responsabilidad e intensificar el criterio empresarial».

Por este motivo, ha destacado que los objetivos para este ejercicio continúan centrados en «la contención del gasto y en continuar creciendo y aumentando nuestra cartera de clientes, buscando las debilidades de la competencia». Para ello ha destacado «la importancia de anticiparnos y de demostrar capacidad de liderazgo».

Zapatero ha recordado que la penetración de Caja Vital en Alava supera hoy el 53 por ciento, «porcentaje superior al de otras cajas del entorno». Además, ha indicado que «se han hecho importantes avances en la cercanía efectiva con el sector empresarial».

SITUACION DEL SECTOR

En el conjunto del sector, ha recordado que el número inicial de 45 Cajas existentes se ha visto reducido por el proceso de reordenación financiera. «Por eso, crecer también significa explorar aquellas oportunidades que permitan a Caja Vital aumentar su tamaño y su músculo financiero. Hoy se está construyendo otro futuro; y Caja Vital tiene que estar en esa construcción, en ese futuro», ha añadido.

Según ha anunciado, para el «sostenimiento y el fortalecimiento» de la identidad alavesa de Caja Vital su «primera mirada» como presidente «estará dirigida hacia la BBK y la Kutxa, hacia las dos cajas hermanas».

En la misma línea que ya adelantó el pasado mes de julio tras su nombramiento, ha apostado por la posibilidad de que las tres cajas vascas «desde el respeto y la colaboración, dibujemos un futuro en el que se vislumbre un potente sector financiero vasco, que, como ya está ocurriendo, no se pare aquí, sino que tenga vocación de seguir creciendo para ofrecer lo mejor a la economía, a la industria, al sector primario y a los servicios».

OBRA SOCIAL

Sobre la Obra Social, el nuevo presidente ha recordado que Caja Vital «es la entidad financiera que más recursos destina en beneficio de la sociedad alavesa». Zapatero ha repasado proyectos como Vitalquiler, el 50 aniversario de la Fundación Estadio, o las nuevas sedes de la Fundación Sancho el Sabio, la Fundación Mejora y KREA Expresión Contemporánea.

Asimismo, ha dedicado una mención especial al recién firmado convenio con el grupo de voluntarios que trabaja en torno a la Catedral de Santa María, dentro del programa Berakah, y que persigue socializar el bienestar, centrar los esfuerzos en programas de lucha contra la pobreza, apoyar la inserción social y laboral, y atender las necesidades básicas de la población más afectada por la crisis.

«La capacidad de Caja Vital para no dejarse arrastrar por la especulación y el beneficio rápido de años atrás, ha permitido llegar hasta donde hoy estamos. Decisiones que en otro tiempo pudieron verse como muy conservadoras han terminado por ser beneficiosas para impositores, empresarios y clientes», ha subrayado.

En esta línea, ha asegurado que la entidad que preside «siempre ha buscado el beneficio que sale del trabajo bien hecho, evitando el pan para hoy y el hambre para mañana».

Zapatero se ha comprometido a contribuir a que «siga circulando el crédito» y a «competir mejor en productos, en servicios, en prestaciones sociales, a través de las inversiones, las participaciones y todos los proyectos actuales y futuros» de Caja Vital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído