Motivos por los que contar con los servicios técnicos autorizados por las marcas

Motivos por los que contar con los servicios técnicos autorizados por las marcas
Electrodomésticos Pixabay

La realidad es que vivimos en una sociedad de consumo donde se intercambian, constantemente, bienes o servicios por dinero. Los primeros también pueden llegar a suponer un importante desembolso, por ejemplo con vehículos, con los electrodomésticos que se requieren en una casa o en forma de sistemas de climatización. No es en lo que más apetece pensar cuando se lleva a cabo una de estas transacciones pero está claro que con el tiempo y, sobretodo, con el uso se requiera de alguna que otra reparación. Llegados a este punto algo importante a valorar es si ponerse en manos expertas y cualificadas (motivo por el cual cuentan con la autorización misma de las marcas que actúan como proveedores) como es el caso de www.satema.es o si, por el contrario, se opta por dejar la reparación en manos de alguien que se puede anunciar como más económico, pero que puede resultar ser muy caro a la larga. Hemos querido recopilar alguno de los motivos que explican porqué la opción primera es, sin duda, la más acertada.

  1. Se trata de empresas que han demostrado lo que valen a lo largo de su trayectoria. Hemos puesto como ejemplo a www.satema.es porque es una empresa que se encarga de ofrecer estos servicios. Sus años de experiencia, en este caso más de 35, hace que el cliente pueda depositar en ellos toda la confianza y, por supuesto, estar seguros de que el trabajo será impecable. El que las marcas en cuestión les hayan confiado ese servicio ya dice mucho porque, de no hacer bien su trabajo, la mala imagen que se crearía sería para la empresa matriz en cuestión.
  2. Una mayor vida útil. Muchos productos (como los mencionados sistemas de aire acondicionado) requieren de un mantenimiento concreto cada cierto tiempo. El no hacer el chequeo correspondiente sólo puede derivar en que el aparato en cuestión tenga que ser reemplazado por otro antes de tiempo y eso sí que resulta ser muy costoso.
  3. No invalidar la garantía. Al adquirir el bien en cuestión se cuenta también con un plazo de garantía (que puede variar y ser de un año, de dos, de cinco…) que hay que sellar para dejar constancia de cuándo se efectúo la compra. En ese periodo de tiempo las reparaciones que haya que llevar a cabo están cubiertas por lo que el comprador no tiene que cargar con ningún gasto. La excepción viene cuando se ha puesto el aparato en cuestión en manos de profesionales no autorizados porque la garantía queda invalidada y, siendo así, aún dentro de ese periodo, habrá que pagar.

A la hora de contratar a estos profesionales hay que asegurarse de que se identifican como parte del Servicio Técnico Oficial con el que cuentan determinadas marcas. En sus mismas páginas web suelen facilitar esta información y esto lleva implícito el que siguen las normativas correspondientes. Además, también de forma online, se puede contactar con ellos, explicar el caso y conocer el presupuesto que habría que aplicarse para poder barajar, con calma, la mejor de las opciones.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído