Los operadores alternativos de ADSL podrán lanzar ofertas independientes de las de Telefónica aunque usen su red

El Consejo de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) aprobó este martes la definición de un nuevo servicio de acceso mayorista de banda ancha que permitirá a los operadores alternativos prestar a sus clientes finales servicios independientes de las ofertas minoristas de Telefónica.

En la actualidad, según informa la CMT, los operadores que utilizan la red de Telefónica mediante un acceso indirecto para llegar a las áreas menos pobladas sólo pueden replicar las ofertas minoristas de la compañía.

Es decir, si el operador dominante lanza un servicio de 3 megas a sus clientes, está obligada a garantizar que exista la misma oferta en el mercado mayorista, para que el resto de operadores pueda replicarla en todo el territorio nacional, pero no una mayor velocidad.

Sin embargo, con la nueva oferta mayorista, denominada Nuevo servicio Ethernet de Banda Ancha (NEBA) y que estará disponible en el primer trimestre de 2012, los operadores alternativos podrán configurar sus propias ofertas minoristas.

La principal diferencia es que, hasta ahora, los operadores alternativos que utilizaban el servicio de acceso indirecto pagaban a Telefónica una cuota mayorista por cada conexión y en función del ancho de banda contratado por el cliente.

Sin embargo, cuando entre en funcionamiento NEBA, los alternativos pagarán una parte correspondiente al acceso a la red y contratarán una capacidad global de acceso a la red en función de las necesidades que prevean que van a afrontar, siendo ellos mismos los que deciden sobre las características de los servicios que prestarán a los usuarios finales.

Es decir, que será decisión suya decidir el ancho de banda que comercializarán a los clientes, independientemente del que esté ofreciendo Telefónica.

En ambos casos, las compañías seguirán facturando a Telefónica por el ancho de banda contratado, y nunca por el tráfico realizado por los usuarios.

La otra forma que tienen los operadores alternativos de llegar a estas zonas es a través del bucle desagregado, que supone invertir en infraestructuras acudiendo a las centrales de Telefónica y alquilar el bucle de abonado, es decir, el tramo que va desde la central a la vivienda del usuario a esta compañía.

Con esta modalidad los alternativos sí que pueden configurar sus propias ofertas y lanzar productos de banda ancha a los clientes de la zona de la central diferenciados e independientes de los que ofrece Telefónica.

Con este tipo de acceso los operadores alternativos cubren actualmente el 66% de las líneas en toda España. En la actualidad, existen 2,4 millones de líneas de banda ancha que funcionan mediante bucles desagregados, mientras que sólo hay 530.000 que lo hacen bajo la modalidad de acceso indirecto.

El objetivo de NEBA es mejorar la competencia en los servicios de banda ancha disponibles para los usuarios que viven en zonas donde no existe aún competencia en infraestructuras y en las cuales los operadores alternativos recurren al acceso indirecto para dar servicios de banda ancha.

En estas zonas a los operadores les resulta menos rentable hacer inversiones desagregando el bucle de abonado, ya que se trata en general de lugares con baja densidad de población.

Estas zonas, que cubren grandes áreas territoriales pero sólo suponen el 34% de las líneas totales, Telefónica posee cuotas de mercado superiores al 70%.

Otra de las novedades del servicio NEBA es que los operadores alternativos dispondrán de un servicio de tráfico de paquetes de telefonía IP con garantías de calidad, tal como se fijó en las obligaciones que la CMT impuso a Telefónica en el análisis de los mercados de originación y acceso en red fija.

Así, el antiguo monopolio deberá presentar antes del 1 de marzo una propuesta de precios para este nuevo servicio.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído