General Motors entusiasma a Wall Street

General Motors entusiasma a Wall Street
. EFE/Archivo

El esperado regreso de General Motors a la Bolsa de Nueva York con la mayor Oferta Pública de Venta de acciones (OPV) del año en ese mercado entusiasmó hoy a Wall Street, que dio la bienvenida al fabricante de automóviles con ascensos superiores al 1,5% en sus principales índices.

El parqué neoyorquino se mantuvo desde primera hora de la mañana en terreno positivo para sellar finalmente esta cuarta jornada de la semana con un avance del 1,57% en el Dow Jones de Industriales, del 1,54% en el selectivo S&P 500, y del 1,55% en el Nasdaq.

Esos decididos ascensos estuvieron impulsados por la vuelta de General Motors (GM) al parqué neoyorquino, del que se vio obligado a salir en 2009 cuando se declaró en quiebra.

Un año después, la automovilística volvió con fuerza a Wall Street y sus títulos, que arrancaron a un precio inicial de 33 dólares, se apreciaron un 3,61% para cerrar la jornada a 34,19 dólares. En las operaciones electrónicas posteriores bajaban sin embargo un 0,29%.

La OPV de GM fue de 478 millones de acciones comunes, lo que supone un total de 15.770 millones de dólares, y de 87 millones de acciones «junior» convertibles preferentes (reservadas para sus empleados) por valor de 4.350 millones de dólares.

Según la Bolsa de Nueva York (NYSE), este regreso al parqué es la mayor OPV del año en ese mercado, aunque podría incluso llegar a ser la que más fondos recauda de la historia, ya que podría superar los 23.000 millones de dólares y desbancar así a la colocación del Banco Agrícola de China en julio de este año, que alcanzó los 22.100 millones de dólares.

Minutos después del cierre de la sesión regular en Wall Street, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo en una comparecencia en la Casa Blanca que la recuperación de GM «es una historia de éxito» y añadió que los contribuyentes estadounidenses podrían «recuperar más de lo que mi Administración invirtió. Eso es muy bueno».

La salida a Bolsa de GM ha permitido que el Departamento del Tesoro se desprendiera de 358,5 millones de acciones, lo que le ha reportado a las arcas públicas 11.832 millones de dólares, una fracción de los más de 49.000 millones que Washington inyectó en la empresa en 2009.

Por su parte los directivos de la empresa manifestaron también su satisfacción por el estreno de GM.

El director financiero de la empresa, Chris Liddell, señaló que hoy es «un día maravilloso», mientras que su consejero delegado, Dan Akerson, quien dio este jueves la campanada de apertura de la Bolsa de Nueva York, afirmó que «en GM hay grandes dosis de optimismo y confianza».

Este exitoso regreso de la automovilística a la bolsa neoyorquina logró que los mercados borraran las pérdidas de las últimas jornadas, en las que los números rojos generalizados habían dejado al Dow Jones de Industriales muy cerca de la cota de los 11.000 puntos que tantos meses le había costado recuperar.

El optimismo caló en los inversores, que vieron su ánimo comprador reforzado por buenas noticias desde el ámbito macroeconómico después de que la entidad privada de análisis The Conference Board anunciara que el índice de tendencia futura de la economía estadounidense subió 0,5 puntos porcentuales en octubre.

El incremento registrado en octubre, que sitúa el índice de tendencia en 111,3 puntos, cumplió las expectativas de los analistas y supone el cuarto avance mensual consecutivo, después de que lograra un ascenso revisado del 0,5% en septiembre, del 0,1% en agosto y del 0,2% en julio.

El economista de esa entidad privada de análisis, Ken Goldstein, afirmó en un comunicado que «la economía está creciendo lentamente, pero los últimos datos del índice de tendencia futura sugieren que el cambio puede estar a la vuelta de la esquina».

Apenas influyó en el ánimo inversor el algo más negativo dato del aumento de la cifra semanal de peticiones por subsidio por desempleo en Estados Unidos, que la semana pasada subió en 2.000 para situarse en las 439.000.

A pesar de que hoy Irlanda mostrara su pretensión de solicitar el plan de rescate financiero, el dólar se debilitó ante el euro, demostrando una jornada más la tendencia inversa entre los mercados bursátiles y la divisa estadounidense.

Al concluir la sesión bursátil en Nueva York, por una divisa europea se pagaban 1,3628 dólares, comparado con los 1,3515 de la jornada anterior.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído