¿Qué servicios debe contratar una empresa para la limpieza de sus espacios?

¿Qué servicios debe contratar una empresa para la limpieza de sus espacios?
Personal de limpieza Pixabay

La producción de residuos continúa aumentando, a pesar de las políticas que se desarrollan en materia de prevención y minimización de los mismos. Para evitar que este contexto siga empeorando y mejorar así la situación actual del medio ambiente, las diferentes empresas deberían elaborar una serie de planes integrales de gestión de sus restos y desechos para así facilitar una gestión más adecuada de éstos. Por ello, se recomienda que cada firma, independientemente de su tamaño, cumpla una serie de normas específicas como disponer de un equipamiento de diferentes utensilios aptos para mantener sus edificios e infraestructuras con la máxima higiene posible: productos de saneamiento y desinfección del lugar, carros de limpieza, contenedores, entre muchos otros.

Las diferentes empresas deben confiar estas tareas en firmas que presten servicios de calidad, que serán aquellas que cuenten con un mobiliario de uso profesional que repercuta en una alta satisfacción, tanto para los propios trabajadores como para los clientes. Por ejemplo, los carros de limpieza de los que disponga la compañía contratada deberán estar totalmente equipados para todo lo que pueda necesitar la persona que los utilice. El material del que estén fabricados puede ser, principalmente, acero inoxidable o polipropileno. El primero será más pesado que el segundo, pero por ello mismo ofrecerá mejor soporte del peso que cargue. Ambos son adecuados para la limpieza de hospitales, hoteles, residencias, espacios de hostelería, etc. Otra característica provechosa es que incluya cuatro ruedas con paragolpes y algunos cubos de 5 o 6 litros y otros más grandes, de unos 25 o 30 litros.

Asimismo, para contribuir al reciclaje, es conveniente que las empresas dispongan de papeleras con compartimentos separados para los distintos tipos de residuos. Éstos pueden ir sin tapa o con tapa basculante, que sería lo recomendable para evitar mayor emisión de olores. Normalmente, en los contenedores de color gris se deberán depositar las servilletas o papeles manchados, los restos de alimentos, el calzado o cualquier otro residuo sobre el que se tenga dudas. El contenedor amarillo, por su parte, acogerá los envases de plástico, metálicos o bricks. En el azul se tirarán todos los papeles, cartones, precintos o adhesivos que no tengan grapas ni manchas de ningún tipo. Por último, en el contenedor verde se depositarán las botellas y tarros de vidrio, siempre sin tapones o tapas.

Esta distribución fomentará la reutilización, el reciclado y la eliminación de los residuos. Todo ello aproximará a la sociedad a prevenir la generación de basura y evitar o, al menos, reducir los impactos adversos que ésta pueda crear sobre la salud humana y sobre el medio ambiente. Esto se debe a que minimizando la cantidad de residuos que produce cada individuo en las diferentes organizaciones, se optimiza el uso de materias primas. Cada producto desechado puede convertirse de nuevo en un artículo, gracias a un segundo proceso de producción o transformación.

Cabe destacar que los residuos industriales que tengan características tóxicas o peligrosas deben ser tratados de una forma específica. Tendrán que pasar controles periódicos que estudien sus posibles efectos nocivos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído