(Ampl.) El juez desestima los argumentos de Natixis y le obliga a detallar sus derivados con ACS en Iberdrola

El juzgado de lo mercantil número uno de Madrid ha desestimado los argumentos con los que Natixis se negaba a presentar el contenido de sus contratos de derivados con ACS a través de los cuales la constructora controla cerca de un 5% de Iberdrola.

En un auto al que ha tenido acceso Europa Press, el juez Carlos Nieto considera plenamente justificado el interés de Iberdrola por conocer el contenido de estos contratos y el alcance de los pactos que el banco francés y ACS pudieran haber alcanzado acerca de los derechos políticos en la eléctrica presidida por Ignacio Sánchez Galán.

En esta ocasión, ante la decisión del juez no cabe recurso, de modo que Natixis no podrá negarse a exhibir el contenido del contrato, como ya hizo a mediados de diciembre. La presentación del ‘equity swap’ deberá producirse el 31 de enero a las 10.00 horas.

En el auto, el juez rechaza los argumentos con los que Natixis se había negado a mostrar el documento. Uno de ellos consiste en que en realidad los derivados fueron suscritos por la filial Nexgen, a lo que el juzgado replica que esta sociedad es, dentro de la cadena de participadas, propiedad al 100% de Natixis, y que además este argumento no le exime necesariamente de cumplir con lo que le exige el juez.

En otro de sus argumentos, Natixis decía que esta petición carece de fundamento porque Iberdrola ya sabe contra quién debe dirigirse en su litigio. En su respuesta a este argumento, el juez dice haber encontrado un escrito en el que Natixis «no se ahorra (…) ni una sola perífrasis a la hora de evitar esclarecer mínimamente quién es parte del citado acuerdo», lo que supone una «estrategia» que «justifica aún más si cabe la licitud de la exhibición».

Con este auto, el juez cierra una de las diligencias previas dentro del litigio en el que Iberdrola impugna las cuentas de 2009 de ACS, al considerar que contabilizó erróneamente sus resultados. El juicio para resolver esta cuestión se celebrará el 5 de abril.

PERDIDA DE VALOR.

Como parte del litigio, Iberdrola solicitó el contenido de los ‘equity swaps’ entre ACS y Natixis porque en los mismos podría apreciarse una posible pérdida de valor contable de la participación de la constructora en la eléctrica incorrectamente contabilizada.

ACS, que cuenta en la actualidad con una participación del 20,2% en Iberdrola, tenía en 2009, periodo al que se refiere el litigio, un 4,8% de la eléctrica a través de los derivados de Natixis. La pérdida de valor de la participación, sostiene Iberdrola, tiene un impacto negativo de más de 300 millones sobre las cuentas de ACS, que no ha sido contabilizada correctamente.

PACTO PARASOCIAL.

Para Iberdrola, en los ‘equity swaps’ podría apreciarse además un supuesto pacto parasocial «oculto» entre ACS y Natixis para ceder a la constructora los derechos políticos de sus derivados en la eléctrica y situarse en una posición de «abuso de poder» contraria a la legislación y a la normativa de la propia compañía participada.

Iberdrola sostiene que habitualmente puede conocerse el contenido de los contratos de derivados y que, si en este caso no es así, es porque quizá Natixis ha cedido «a cambio de una prima» a ACS los derechos políticos de su posición en la eléctrica, lo que, de comprobarse, supondría un «pacto parasocial oculto» y sería objeto de denuncia.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído