Un exconcejal de Valencia dice que ha firmado «un único contrato» con la depuradora y que los otros son «falsos»

El exconcejal del PP en el Ayuntamiento de Valencia y exempleado de Emarsa, Juan Carlos Gimeno, imputado en el ‘caso Emarsa’, en el que se investigan presuntas irregularidades en la gestión de la depuradora de Pinedo, ha explicado este jueves que desde que dejó de trabajar en esta empresa, en octubre de 2004, y comenzó a prestarle de manera externalizada los mismos servicios sólo ha firmado con ella «un único contrato».

Así, ha asegurado que el resto de contratos que aparecen en la investigación firmados por él y aportados por la Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulicos (Emshi) son «falsos». Ha precisado que son uno con fecha 21 de octubre de 2008, por dos años y por 5.000 euros al mes; otro del 1 de enero de 2009 por un año y 4.100 euros al mes, y otro del 1 de enero de 2010 por 4.400 euros al mes.

Gimeno, imputado por presuntas irregularidades cometidas en los contratos que facturó a Emarsa por medio de las sociedades IEM (Instituto Empresa Mediterráneo) y CRM Adecua S.L., se ha pronunciado de este modo en la rueda de prensa que ha ofrecido para hablar de su imputación y de la gestión de la depuradora de Pinedo desde 1991.

Ha señalado que «todos» los trabajos que acordó con Emarsa «están realizados», que «no hay duplicidades» de facturas ni de labores, que éstas responden a «actividades reales y no fingidas» y que «constan en los archivos» de esta empresa, así como que «están reflejados en los consejos». Ha añadido que la Emshi ha pagado por los trabajos que le ha realizado.

El exedil, que ha apoyado su comparecencia en un PowerPoint para reflejar sus argumentos, ha precisado que el «único» contrato que ha firmado con la gestora de la depuradora de Pinedo fue el rubricado el 21 de octubre de 2004 por un periodo de 12 años y por 3.500 euros al mes. Ha comentado que se formalizó cuando aceptó prestar de manera externalizada los servicios que desde 1997 y hasta octubre de 2004 prestaba como trabajador de la entidad, a la que entró sin someterse a «ningún proceso de selección», «como licenciado universitario» y miembro del «grupo A», ha precisado.

Asimismo, ha indicado que dejó de ser empleado de Emarsa y que comenzó a ofrecer servicios externalizados «en las mismas condiciones» cuando la empresa se lo propuso a raíz del «accidente in itínere» que sufrió en septiembre de 2004 y que le ha dejado una «lesión con carácter permanente». Ha matizado también que durante su estancia en la depuradora no se ha tomado «ninguna baja» y que cuando la dejó no cobró paro.

«RESPONDER PENALMENTE»

Juan Carlos Gimeno ha apuntado que él no ha firmado los tres contratos «falsos» que aparecen en la investigación del ‘caso Emarsa’ y ha declarado que «quien los ha presentado, la Emshi, deberá responder». Ha avanzado que «ha pedido ya a la Policía Científica la verificación de todos los documentos» y ha considerado que se trata de contratos que no tienen sentido teniendo en cuenta que todavía tenía vigente el de 2004 y ha censurado que también se le atribuyan empresas.

Ha agregado que figura otro acuerdo «falso» referido a Adecua, de fecha 1 de agosto de 2005 y por cinco años que se hizo «de prisa, de prisa» y en el que no figura el precio, ha alertado de la «factoría de documentos falsos» y ha preguntado «quién los hacía». Tras ello, ha recordado que ha presentado un «recurso de reforma que contradice todo lo que la Emshi dice para imputarme». «Va contra el responsable legal de la Emshi, el alcalde de Tavernes Blanques. Pido la imputación penal para que explique por qué ha falsificado», ha dicho.

Por otro lado, ha explicado el motivo de la rueda de prensa que ha ofrecido este jueves y ha comentado que «el chapapote ha llegado a tal nivel» que ha decidido hablar con los medios de comunicación respetando la investigación judicial. Ha aseverado que no está «dispuesto en modo ninguno a seguir soportando filtraciones interesadas», ha mostrado su disposición a «dar la cara» y hablar con los periodistas y ha asegurado que no se va a desdecir entre lo que diga a la prensa y al juez.

INVESTIGAR DESDE 1991

«La verdad sólo tiene un camino. Vengo a decir la verdad en mayúscula», ha manifestado. Ha añadido que comparecía este jueves porque el próximo sábado le operan «de nuevo de cáncer» y se quería ir «tranquilo» al quirófano. Juan Carlos Gimeno, que ha comentado que en su caso no hay «ni viajes a Rumanía, ni traductoras, ni traductores, ni bolsos, no dádivas que se correspondan con lo que aparece en los medios de comunicación», ha estimado conveniente que se investigue la actividad de Emarsa desde 1991 para entender «la realidad de lo que ha pasado» desde entonces.

Ha enumerado los tres gerentes que la empresa ha tenido de 1991 a 2012 –Vicente Ubeda, que «vende paellas frente a La Lonja», otro individuo ya fallecido, conocida como «el ausente», y «el enfermero», en alusión a Esteban Cuesta, ha expuesto– y ha aludido a sus «niveles de formación» para gestionarla. «Hay que investigarlo todo» y «queda mucho lodo por salir», ha planteado, porque «igual lo que pasa es consecuencia de dislates anteriores». «Se ha de entender la cultura de Emarsa, donde la gente hace cosas porque la cultura lo permitía», ha dicho en alusión al modo de actuar en esta empresa.

Juan Carlos Gimeno, que propuesto también investigar empresas vinculadas a la Diputación y a la depuradora, ha afirmado que «todo el mundo, dentro y fuera», sabía que «las cosas se hacían así porque alguien decía que se hicieran así». No ha querido hablar de ese «alguien» y ha afirmado que le dirá al juez quién es. «Me da en la nariz que con Emarsa se quieren tapar algunas vergüenzas. La lavadora es Emarsa», ha comentado.

«DOCUMENTO DE AGRADECIMIENTO»

Asimismo, ha destacado como «axioma» que «todos los proveedores o son militante del PP o muy próximos». Ha manifestado también que «todo el mundo» sabe que «hay bolsos, carteras» y que «alguien agradece la recepción de esos regalos». Ha declarado que ha visto «el documento de agradecimiento» y ha respondido que «sí» preguntado por si corresponde a un cargo público.

Se ha referido, por otro lado, al Consejo de Administración de Emarsa y ha preguntado sus miembros actuaban como «palmeros», si «sólo iban a cobrar» y si no se leían los papeles sobre contratos y trabajos que ahora se investigan. Ha recordado el caso «de Insular Aguas de Lanzarote, donde el juez ha imputado a todo el Consejo de Administración».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído