Sindicatos avisan a Prenatal de que no puede hacer «traslados arbitrarios» para elevar los despidos

Los trabajadores de Prenatal han avisado a la firma textil de moda infantil de que no puede llevar a cabo «traslados arbitrarios» de personal a las 40 tiendas que prevé cerrar este año con el fin de aumentar los despidos.

«No se pueden producir traslados arbitrarios de personas de una tienda no afectada a otra afectada con la clara intención de prescindir de esa persona, por lo tanto, hay que estar atentos a estos movimientos», señalaron a Europa Press en fuentes sindicales, que precisaron que la mayor parte de los cierres se llevarán a cabo previsiblemente en Madrid y Barcelona.

Los trabajadores han solicitado a la empresa la documentación preceptiva para su estudio y hacer los informes económicos con la intención de conocer la situación de la empresa.

En concreto, la compañía prevé cerrar 40 tiendas a lo largo de 2012 en España, lo que conllevará el despido de 285 personas entre personal de establecimientos y de la sede central por la caída del consumo de los últimos años.

La dirección de la empresa ha iniciado las negociaciones con los representantes de los trabajadores con el objetivo de alcanzar el acuerdo más favorable posible para ambas partes.

La medida se enmarca en la estrategia iniciada por el grupo en 2009 y que consiste en recuperar la viabilidad y mejorar la competitividad de la compañía en los próximos cinco años, según explicó la compañía.

Este plan contempla la sustitución de pequeños establecimientos en el centro de la ciudad por una cadena de grandes tiendas en las afueras que oferten a los clientes una amplia gama de productos textiles y de puericultura.

Siguiendo esta estrategia, Prénatal ha abierto nueve ‘megastores’ en España y prevé inaugurar un nuevo local en Madrid a finales de 2012.

A causa del proceso de reestructuración y de la situación del mercado, el grupo ha paralizado la apertura de grandes tiendas, pero prosigue con el cierre de pequeños establecimientos no rentables para asegurar la supervivencia de la marca.

La empresa ya aplicó un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) en 2009 que afectó a un centenar de trabajadores y supuso el cierre de trece tiendas.

La compañía, que pertenece desde 1996 al grupo italiano Artsana, está presente en 16 países, con un total de 440 puntos de venta, la mayor parte en Italia, con 200 tiendas, y España, con 92 puntos de venta que dan trabajo a unos 600 empleados.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído