Dos meses después del accidente del Costa Concordia

La industria de cruceros trata de retomar su rumbo

A pesar de la caída de ventas, este año se presentan 14 barcos nuevos y casi 18.000 literas

La industria de cruceros trata de retomar su rumbo
El crucero Costa Concordia, naufragado. CS

La magnitud del accidente del Costa Concordia, que afectó a más de 4.000 personas, ha generado temores de crisis en el mundo de los cruceros. Pero dos meses después de la pesadilla, en la industria no están preocupados por el futuro.

En Miami, Estados Unidos, representantes del gremio procedentes de más de cien países se han reunido para discutir los retos que surgen de lo ocurrido en enero frente a las costas de Italia.

Howard Frank, director de operaciones de Carnival Corporation, ha declarado en el encuentro:

Tenemos todas las razones para mirar hacia el futuro con la confianza de que los cruceros seguirán siendo una industria vibrante.

Carnival Corporation pertenece a Costa Cruceros, operador del Costa Concordia. Frank ha añadido:

El incidente del Concordia enfocó muchas miradas en la industria y la mayoría de esa atención ha sido negativa. Ya hemos afrontado reveses similares en el pasado y en cada caso hemos demostrado una capacidad de recuperación sorprendente.

EFECTOS NEGATIVOS

Aunque el gremio elogia su capacidad de recuperación en un futuro próximo, también aclara que el accidente tuvo un impacto evidente. De hecho, no sólo ocurrió en plena temporada alta de reservas, sino que además se dio en un año en que se conmemora el centenario del accidente marítimo más famoso de todos, el del Titanic.

Y para colmo de males, ocurrió poco antes de que otro barco de la misma empresa, el Costa Allegra, se quedara sin electricidad a causa de un incendio cuando navegaba en el Océano Índico. No es de extrañar, entonces, que se registraran efectos negativos.

Hace menos de una semana, Carnival informó de que en el primer trimestre del año 2011 perdió 139 millones de dólares y que sus ganancias podrían acabar reduciéndose un 82% por culpa del naufragio.

La noticia no sólo afecta a la compañía sino a toda la industria, pues Carnival es dueña de 11 líneas de cruceros, controla casi la mitad del mercado global y es el operador de cruceros más grande del mundo.

Las reservas también se han visto afectadas y ya se predice que la demanda podría permanecer débil hasta 2013.

Samir Bendriss, analista del sector en la empresa noruega Pareto Securities, ha dicho:

Hubo una caída sustancial en las reservas inmediatamente después del accidente, así que sí tuvo un impacto. Parte de esa caída fue por las preocupaciones de los pasajeros y parte porque viajeros potenciales estaban indecisos a la espera de descuentos».

«ESTADO MUY SALUDABLE»

Las cifras negativas contrastan con los argumentos que salieron a relucir durante la reunión del gremio en Miami.

Christine Duffy, presidenta de la Asociación Internacional de Líneas de Crucero, que representa 26 operadores en América del Norte, resaltó que si bien «ninguna muerte es aceptable», los incidentes marítimos son «muy raros».

Duffy agrega que la industria ha tenido una «historia sorprendente de crecimiento»: desde 2000, el número de pasajeros en barcos registrados en la asociación se incrementó en 125%, de 7,2 millones a 16,3 millones el año pasado, en 2011.

Según Duffy, para completar el buen momento, este año se presentarán 14 nuevos barcos y casi 18.000 literas.

Tony Peisley, autor de un reciente análisis mundial sobre la actualidad de los cruceros, reconoce:

La industria de cruceros se encuentra en un estado muy saludable.

Y agrega:

En el gremio son un poco complacientes. Esto es una ligera llamada de atención y seguramente habrá algunos cambios menores. Pero en un año, asumiendo que no habrá más accidentes, las personas no estarán hablando del accidente y estarán viajando en los cruceros. Nadie estará preocupado.

 

Te puede interesar

Autor

Javier Velasco-Arias

Javier Velasco-Arias, biblista y educador.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído