No se podrá fumar, no entrarán niños y no habrá contratos específicos

Esperanza Aguirre logra que el magnate Adelson instale Eurovegas en Madrid

Después de seis años de negociaciones intermitentes con el magnate

Aunque Adelson aún no ha hecho oficial la decisión de montar el tinglado en Alcorcón, ésta es oficiosa

Como subraya ‘El Semanal’, el diario online que dirige Antonio Martín Beaumont, hasta ella misma ha reconocido que su principal defecto es la impaciencia. Y Sin embargo, con Las Vegas Sands, Esperanza Aguirre ha hecho gala de una perseverancia que al final ha tenido premio.

Después de seis años de negociaciones intermitentes con el magnate Sheldon Adelson y su equipo, la presidenta madrileña se ha apuntado uno de los mayores tantos de su carrera política al conseguir para Madrid el macrocomplejo de Eurovegas, con una inversión cercana a los 27.000 millones de euros.

Aunque Adelson aún no ha hecho oficial su decisión, ésta es oficiosa. Y trae consigo una importante inyección económica para una región que en agosto alcanzó los 527.261 desempleados, en consonancia con el aumento general del paro registrado en España coincidiendo con el final de la temporada de verano.

En su batalla personal por hacer que Eurovegas se quedara en Madrid en vez de caer en los brazos de la Cataluña de Artur Mas, Aguirre se ha encontrado con muchos palos en las ruedas.

Sobre todo del PSM de Tomás Gómez, al que le ha entrado un repentino ataque de puritanismo que no esconde más que su frustración por otra -la enésima- derrota ante la presidenta de la Comunidad de Madrid.

La oposición de invictus Gómez a un proyecto que prevé crear hasta 200.000 puestos de trabajo entre directos e indirectos -aunque en la primera fase se calculan 25.000- tiene difícil defensa en un país ahogado por el desempleo y la parálisis económica.

Habrá que escuchar qué argumentos da en el Debate sobre el Estado de la Región que se celebrará la semana que viene, pero deberán ser más sólidos que aquello de la «mala reputación» para Madrid que tanto viene repitiendo.

Porque lo que necesita en estos momentos la comunidad, al igual que el resto de España, son empresarios que inviertan y creen empleo, no moralinas que ni dan de comer ni reducen las listas del paro.

Como las que este 5 de septiembre de 2012 expresaron en un vídeo un puñado de voces de la cultura como Juan Diego Botto y Rosa Regás, que se quejan de que el proyecto no vaya a suponer «ningún progreso».

Aguirre vio la posibilidad de conseguir para Madrid un maná millonario y no lo dudó.

De igual forma que hace dos años decenas de municipios españoles presentaron su solicitud para albergar el Almacén Temporal Centralizado de Residuos Radiactivos.

Tampoco aquel proyecto gozaba de buena prensa, pero suponía una inversión de 700 millones de euros, y obviamente le sobraron las novias. Porque España está necesitada.

Es indudable que los casinos de Eurovegas no son un proyecto idílico.

El Gobierno de la Comunidad de Madrid nunca ha dicho que lo fuera. Sin embargo, lo que la propia Aguirre señaló en varias ocasiones en el pasado es que su obligación como presidenta era conseguir que Adelson eligiera su región, y lo ha logrado.

¿Qué habría pasado si Aguirre se hubiera negado a pelear por una bocanada económica de tales proporciones?

LAS CONDICIONES OFICIALES

El Gobierno Rajoy ya ha trasladado a Las Vegas Sand, empresa que pretende supuestamente promover un parque temático del juego en España, las líneas rojas que no traspasará en ningún caso.

Según ha informado la Cadena SER, estas líneas rojas son tres: en primer lugar, no se permitirá fumar y no se va a modificar la ley antitabaco, así que en los casinos españoles no se podrá fumar como sí se hace en Las Vegas de Nevada.

En segundo lugar, los menores no podrán entrar a las salas de juego, al igual que en el resto de establecimientos de este tipo en el país, donde tienen vetada su entrada hasta los 18 años.

Por último, no se van a a flexibilizar las condiciones para contratar trabajadores para hacerlas diferentes a las del resto del país ni tampoco se permitirá que se extiendan las máquinas tragaperras fueras de las salas de juego, igual que en Nevada, donde es posible jugar, por ejemplo, en el hall de un hotel.

Sin embargo, la información de la radio continúa asegurando que el Gobierno sí colaborará en exenciones fiscales, concediendo ayudas para que el complejo se levante en España. Se asegura desde el Gobierno que no es un trato de favor, sino que se hubiese hecho lo mismo con cualquier empresario dispuesto a invertir en el país.

 

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído