El ministro de Economía se olvida de que la reforma laboral la ha sacado adelante su Gobierno

¿Se ha atrofiado Luis de Guindos o sólo es que anda mal aconsejado?

Alguien debería recordarle que los puestos de trabajo sólo se garantizan cuando las empresas son competitivas

Lo de Luis de Guindos es de aurora boreal. El ministro de Economía, que comenzó su andadura en el Gabinete Rajoy hace dos años con todo tipo de parabienes y despertando enormes expectativas, parece haberse atrofiado. O está muy mal aconsejado, lo que no es raro viendo alguna gente de la que se ha rodeado.

El caso es que no se entera de por donde van los tiros, ni en la maltrecha economía española, ni en el apaleado mundo empresarial.

El día que no manda a los periodistas a ‘tomar por el culo’, sale por peteneras y y hace declaraciones que no desmerecerían nada en un mítin de la argentina Cristina Kirchner.

La penúltima pifia, con resabios peronistas, la perpetró el pasado martes, 11 de febrero de 2014, durante el desayuno informativo organizado por Europa Press (alternativas), cuando alguien le preguntó por el expedientes de regulación de empleo que ha puesto en marcha  Coca-Cola Iberian Partners, como consecuencia del proceso de fusión de las embotelladoras de la marca.

Luis de Guindos, en plan sindicalista porteño y olvidando cosas tan elementales como que sólo se garantiza el puesto de trabajo cuando la empresa es competitiva o que la Reforma Laboral ha sido impulsada por el Gobierno del que forma parte, contestó muy serio:

«Tenemos que ser conscientes de que siempre la peor solución es el despido y ahora hay instrumentos de flexibilidad desde el punto de vista salarial que pueden conseguir los mismos efectos por su impacto en la estructura de costes de la empresa que sin embargo tienen mucho menos coste desde el punto de vista del paro».

Para mayor mayoir ‘inri‘, el ministro soltó esa obviedad de que «hay medidas de flexibilidad alternativas a los despidos», teniendo enfrente a Marcos de Quinto, presidente de Coca-Cola en España, multinacional que no participa en el negocio del embotellado, pero que ha visto con buenos ojos a la fusión de las ocho empresas españolas que controlaban las once fábricas embotelladoras que operan en España y Portugal.

De esa fusión, que recibió el visto bueno de Competencia hace un año, nace  Coca-Cola Iberian Partners, un embotellador único para la Península Ibérica.

Y en ese proceso, cerrarán cuatro fábricas -Fuenlabrada (Madrid), Palma de Mallorca, Oviedo y Alicante- y quedan afectados por el ERE unos 1.250 trabajadores, de los que 500 tendrán prejubilaciones, unos 750 serán despedidos a través de prejubilaciones sustuosas, 500 tienen la opción de recolocarse y 250 son despedidos con una oferta de indemnización inicial de 30 días que puede ir subiendo si los sindicatos no se empecinan en preservar los chollos de sus dirigentes.

Nadie, con dos dedos de frente y una pizca de sensibilidad, puede sostener que los despidos sean ‘santos y benéficos’, pero Luis de Guindos debería haber llegado al desayuno de Europa Press informado por su desastrosa jefa de comunicación de que le iban a preguntar por el asunto.

Le podían haber dicho que si saltaba el tema, recordase que lo que han hecho las embotelladoras de Coca-Cola no es muy diferente de lo que el lleva meses propugnando en el sector financiero.

O que la Reforma Laboral, que tanto esgrime como un éxito el presidente, Rajoy y cuyo articulado puede leer en el Real Decreto publicado el 11 de febrero de 2012 en el Boletín Oficial del Estado (BOE), deja claro que entre las las causas objetivas para realizar un ERE como el que lleva a cabo Coca-Cola Iberian Partners se incluye hacer la empresa más eficaz y competitiva nacional e internacionalmente.

Como se ha explicado reiteradamente, las plantas actuales, como mucho, están al 80% de producción y la fusión permitirá crear empleo a medio plazo.

En descargo de Luis de Guindos y como explicación de su penútima metida de pata se puede alegar que no está sólo en la asnada.

Los Bardem, que largaron a la calle sin contemplaciones a los empleados de su restaurante ‘La Barcenilla’, se solidarizaron en la Gala de los Premios Goya con los que van a ser despedidos por la embotelladora de Coca-Cola.

Y el secretario de Formación del PSOE, Rafael Simancas, incita en su Twitter a una huelga de consumo:

Para poner la guinda, a Guindos sólo le falta imitar a Simancas y sumarse al boicot a Coca-Cola.

durante un desayuno informativo organizado por Europa Press por los expedientes de regulación de empleo que se están produciendo en grandes multinacionales con presencia en España, como Coca-Cola Iberian Partners,

De Guindos a Coca-Cola: hay alternativas a los despidos,Distribuidores y comercio minorista. Expansión.co

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído