Galán dice que la eléctrica “se siente más británica, mexicana o estadounidense que española"

Iberdrola se lleva sus inversiones de España por la reforma eléctrica del Gobierno Rajoy

La empresa asegura que no pondrá "un euro" para desarrollar renovables antes de 2016

Iberdrola se lleva sus inversiones de España por la reforma eléctrica del Gobierno Rajoy
Ignacio Sánchez-Galán. IB

El grupo gana un 7% menos en 2013 con 2.572 millones por la reforma y estudia denunciar ante la Justicia la retroactividad de algunos cambios del Gobierno

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, ha arremetido este miércoles contra la política energética del Gobierno de Rajoy, al que ha enviado un recado con carga de profundidad: Iberdrola reducirá a algo testimonial las inversiones en España en el trienio 2014-2016.

«El regulador dice que sobran inversiones en redes y generación y si el regulador dice eso para qué lo vamos a hacer», se ha explicado Galán, que previamente había dicho:

«Las inversiones irán destinadas principalmente a los proyectos energéticos y países que disfruten de una regulación predecible y estable».

Y los países que disfrutan de una regulación predecible y estable son el Reino Unido (41% del total), Estados Unidos (17%) y Latinoamérica (23%), con especial atención a México -donde ya es el primer productor privado- y, en menor medida, Brasil. Pero no a España.

«En estos momentos somos más británicos, estadounidenses y mexicanos que españoles», ha remachado Galán a la hora de hablar de dónde invierten y de dónde sacan los mayores beneficios.

Galán detalló en la presentación a la prensa del plan estratégico y los resultados de 2013, un acto que por cierto se celebró en Londres, que de los 9.600 millones de euros que Iberdrola piensa invertir entre 2014 y 2016, el 46% (4.400 millones) se dedicarán a la puesta en marcha de infraestructuras.

Por su parte, el 54% (los 5.200 restantes) irán a inversiones recurrentes en mantenimiento y mejora de las instalaciones.

Dentro de sus previsiones, España forma parte del «resto del mundo» con alrededor del 15% (1.500 millones en los tres años) y en el país llevará a cabo una reducción de la exposición «progresiva hasta que haya una coyuntura que haga atractivas las inversiones».

Esta decisión responde «al significativo impacto de las modificaciones regulatorias y fiscales en las cuentas del grupo», que el año pasado recortó los beneficios un 7% hasta los 2.572 millones con un lastre de 800 millones por esas medidas.

Según Galán, el grupo gana menos en España que cuando él llegó a la empresa (en 2001 se incorporó como consejero delegado y en 2004 accedió a la presidencia), lo que a su juicio es difícil de explicar a los accionistas.

No obstante, el presidente de Iberdrola reafirmó su españolidad recalcando que se siente muy orgulloso de su país y que se ha pasado gran parte del pasado año defendiendo la marca España.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído