Hay ofertas con las que podrías ahorrarte unos 96 euros de honorarios, siempre que cumplas con unos requisitos más exigentes

Lo que deberías saber sobre esos ‘milagrosos’ micropréstamos que ayudan a llegar a fin de mes

Son pequeños por la cantidad que conceden, menos de 600 euros y por el plazo de devolución de hasta 45 días

Lo que deberías saber sobre esos 'milagrosos' micropréstamos que ayudan a llegar a fin de mes
Préstamos Captura

"Muchos se pueden obtener directamente por internet, por teléfono o mediante un SMS"

En medio de una crisis económica que dura ya seis años y con el grifo del crédito casi cerrado, los micropréstamos se han convertido en una solución de urgencia para muchos consumidores.

Estos préstamos son pequeños por la cantidad que conceden, menos de 600 euros y por el plazo de devolución de hasta 45 días aproximadamente.

Ahora bien, la cosa cambia si nos fijamos en sus intereses.

«Al contrario de lo que sucede con un préstamo personal, los que aplican los micropréstamos se denominan honorarios, lo que permite que las empresas que los conceden no tengan que publicar el interés a pagar, sino una cantidad en euros»,

explica Estefanía González, portavoz de Finanzas Personales de Kelisto.es.

Según el análisis realizado por el comparador, para una cantidad de 300 euros a devolver en 30 días, los honorarios medios que habría que abonar se situarían en 96,39 euros, es decir, un 32,13% de la cantidad solicitada.

Si comparamos estos intereses con los de un préstamo personal, la diferencia es abismal. Estos productos tradicionales aplican una media del 12,94%, menos de la mitad de lo que cobran las empresas de micropréstamos. ¿Por qué tanta diferencia? Para Estefanía González,

«esto se explica, entre otras cosas, por la facilidad con la que se pueden conseguir los micropréstamos. Muchos se pueden obtener directamente por internet, por teléfono o mediante un SMS».

Además, solo uno de los diez casos analizados por Kelisto especifica -a priori- que es necesario que el solicitante tenga ingresos. En los demás, no aparece como requisito necesario.

Menos honorarios, más exigencia

La rigidez en los requisitos que piden a sus clientes también explica las diferencias entre los minicréditos que podemos encontrar en el mercado: cuanto más exigente sea una compañía, menos intereses nos cobrará y viceversa.

Por ejemplo, Vivus y Crédito Más cuentan con las ofertas más atractivas: ofrecen 300 euros a devolver en 30 días y no cobran honorarios. Eso sí, Vivus es la única de las 10 ofertas analizadas que advierte -desde un primer momento- que los solicitantes deberán tener ingresos.

En el extremo contrario se encuentra Préstamo 10, que cobra 111 euros en honorarios por la misma cantidad y el mismo plazo de devolución (un 15,16% más que la media), una cifra que se traducirá en unos requisitos de solicitud mucho menos rígidos que los aplicados por otras compañías.

Entre las ofertas más curiosas del mercado se encuentra la de Vía SMS. La compañía, que avisa de la concesión del crédito utilizando uno de estos mensajes de texto, permite solicitar un préstamo incluso si el cliente forma parte del fichero de la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito (Asnef), el registro de morosos más grande del país.

Eso sí, solo facilitará el préstamo si la cantidad debida por el solicitante no supera los 1.000 euros.

Consejos para utilizar los mini créditos

1. No los uses como forma de financiación habitual

Como cualquier otro producto financiero, los minicréditos pueden tener su utilidad, siempre que se utilicen en el momento oportuno, con las precauciones debidas y, por supuesto, nunca como solución habitual para conseguir financiación. Estos préstamos se conceden de forma fácil y rápida, pero también son caros, sobre todo si no eres capaz de cumplir con el plazo de devolución.

2. Contemplar otras opciones

Existen alternativas si necesitas un dinero extra. Por ejemplo, los adelantos de nómina -que algunas entidades ofrecen sin intereses para aquellos clientes que tengan domiciliado su salario- o, incluso, las tarjetas de crédito. Compara cada una de estas opciones antes de decirte por cualquiera de ellas.

3. Calcular los intereses

Las empresas de minicréditos no están obligadas a publicar la TAE que aplican a sus clientes; tan solo deben mostrar lo que cobrarán en concepto de honorarios, un coste que normalmente viene expresado en euros.

Esto complica aún más que puedas comparar los gastos que te generará un minicrédito, frente a los que tendrías que asumir con un préstamo personal o una tarjeta. Por tanto, antes de decidirte, coge la calculadora y averigua el coste real que tendrías que abonar para el plazo y la cantidad que quieres solicitar.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído