Weibo, la red social de microblogging, está llena de quejas de usuarios por el estrés y el cansancio que le provocan sus empleos

La ‘epidemia’ por trabajar demasiado en China causa 600.000 muertos al año…y sigue la cuenta

"Es una economía en alza, la gente sigue creyendo en los valores del trabajo duro"

La 'epidemia' por trabajar demasiado en China causa 600.000 muertos al año...y sigue la cuenta
Trabajadores chinos explotados como esclavos. EP

Fallecimientos por infartos, ataques al corazón, hemorragias cerebrales y otro tipo de muertes súbitas, a la orden del día

Las autoridades chinas están comenzando a preocuparse por un problema que comienza a ser más bien una epidemia: las muertes en el trabajo, que podrían ascedender a más de 600.000 al año, según da cuenta ‘El Economista‘.

Esas son las cifras que dan los propios medios chinos y que recoge la agencia estadounidense Bloomberg. China Radio International, por ejemplo, estima que alrededor de 1.600 chinos mueren cada día por causas laborales.

QUEJAS

Weibo, la red social de microblogging, está llena de quejas de usuarios por el estrés y el cansancio que le provocan sus empleos, sucediéndose las conversaciones sobre las muertes en el trabajo, ya sean de gente joven o de gente más mayor.

Esta epidemia es el último de los problemas del mercado laboral chino, que vez como su fuerza laboral es cada vez menor, elevando los salarios, y como su modelo de producción se resquebraja poco a poco ante las huelgas de los trabajadores de sus fábricas.

«China es una economía en alza, la gente sigue creyendo en los valores del trabajo duro», explica Jeff Kingston, de la Universidad de Temple. «No han llegado todavía a los niveles de insatisfacción que han provocado que en Japón se cuestionen las normas y los valores».

VACACIONES OBLIGATORIAS

En el país del sol naciente tienen su propio término, karoshi, para definir las muertes por trabajar demasiado. La polémica agitó con fuerza al país nipón, y ha hecho que, por ejemplo, sean el país con más vacaciones obligatorias de la OCDE para evitar precisamente que se trabajara demasiado.

Dentro de la categoría de karoshi se engloban los fallecimientos por infartos, ataques al corazón, hemorragias cerebrales y otro tipo de muertes súbitas que puedan estar relacionadas con las demandas del puesto de trabajo. El estrés a veces es difícil de medir, por lo que las estadísticas varían y pueden ser muy subjetivas.

En China también tienen su propio nombre para esto: guolaosi. «Nos hemos dado cuenta que el exceso de horas extra en China se ha convertido en un problema», aseguró Tim De Meyer, director de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en el país asiático. «Es preocupante como amenaza física y mental».

¿Héroes nacionales?

Estas muertes, además, no afectan solo a los empleados pobres de las fábricas: son un problema también entre los empleos de cuello blanco. Por ejemplo, uno de los últimos casos ha sido el de un funcionario del regulador bancario chino, la CBRC (China Banking Regulatory Commission).

De hecho, en las oficinas chinas es raro ver fotos familiares, y se tiene por costumbre que los empleados saquen a cenar a sus clientes. Como consecuencia, es habitual que los niños sean enviados con sus abuelos a las provincias, donde son criados sin apenas ver a sus padres.

Con todo, muchos organismos tratan a aquellos que mueren en el trabajo como héroes nacionales que deben servir de inspiración a los demás, comparándoles con mártires comunistas. La CBRC, por ejemplo, alabó a su empleado como «un modelo para los cuadros y los miembros del partido en la China Banking Regulatory Commission».

«Más que en el sistema corporativo anglo-americano, el Corea, China y Japón, los países del cinturón confuciano, hay una creencia en la dedicación total», añadió Kingston. «Cualquier trabajo que merezca la pena hacer, merece la pena que se haga de forma excesiva», concluye el experto de la Universidad de Temple. Y esa filosofía tiene un precio.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído