PERSPECTIVAS DE LA ECONOMÍA GLOBAL

El FMI ve nuevas señales de debilidad en la economía, especialmente en la eurozona

"El crecimiento está en línea con nuestras previsiones en Estados Unidos y China, pero existen riesgos a la baja para la perspectiva de la eurozona"

El FMI ve nuevas señales de debilidad en la economía, especialmente en la eurozona
Fondo Monetario Internacional (FMI). EP

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha detectado nuevos signos de debilidad en la actividad económica, especialmente en la eurozona, desde la publicación de sus previsiones en octubre, periodo en el que también se ha producido una corrección de los mercados financieros y un «apreciable» descenso del precio del petróleo.

«Los datos publicados desde la edición de octubre de 2014 del informe ‘Perspectiva de la Economía Global’ sugieren que el crecimiento está en línea con nuestras previsiones en Estados Unidos y China, pero existen riesgos a la baja para la perspectiva de la eurozona», señala en un documento preparado para la cumbre del G-20 que se celebra este fin de semana en Australia.

En este sentido, subraya que los diferenciales de deuda soberana de las economías avanzadas han descendido más en octubre, mientras que las acciones han registrado una tendencia a la baja tras el repunte de septiembre, especialmente en las economías emergentes. Esta reciente volatilidad de los mercados es, según el FMI, un recordatorio de los riesgos potenciales y de posibles nuevas correcciones.

Asimismo, la institución presidida por Christine Lagarde añade que la caída de los precios del petróleo en las últimas semanas, si se sostiene, impulsará el crecimiento, aunque admite que es demasiado pronto para identificar los factores de oferta y demanda en juego.

En este contexto, el FMI destaca que se mantiene una recuperación global «desigual y frágil» a pesar de los reveses registrados este año. En su opinión, el apoyo de las condiciones financieras, la moderación de la consolidación fiscal y el fortalecimiento de los balances deberían sostener la recuperación en lo que queda de 2014 y en 2015.

Por otro lado, también resalta que los riesgos a la baja identificados en octubre siguen siendo «significativos». En concreto, apunta a las mayores tensiones geopolíticas y la posibilidad de nuevas correcciones en el mercado como principales riesgo a corto plazo, aunque también alerta del riesgo de baja inflación o deflación en la eurozona y del bajo potencial de crecimiento.

En este contexto, el FMI vuelve a recomendar a las economías avanzadas que mantengan una política monetaria acomodaticia, dadas las grandes brechas de producción y la baja inflación, así como que lleven a cabo una política fiscal que mantenga un equilibrio entre la sostenilidad de las cuentas públicas y el crecimiento en planes creíbles a medio plazo.

Por su parte, cree que la prioridad de los países del G-20 debe ser el crecimiento, para lo que deben mejorar sus reformas estructurales. Así, insta a los países con superávit a impulsar la demanda doméstica o modificar su composición, así como elevar la inversión en infraestructuras en aquellas con necesidades claramente identificadas en este campo.

En el caso de la eurozona, ve necesarias nuevas reformas en los mercados laboral y de productos en gran parte de los países, mientras que los países de la región más afectados por la crisis y las economías emergentes necesitan mejorar su competitividad y llevar a cabo moderación salarial.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído