E.ON dice que Macquarie será «un buen empleador» para los trabajadores en España

E.ON considera que Macquarie será «un buen empleador» para los trabajadores de la filial de la compañía alemana en España y Portugal, que acaba de ser vendida a la firma australiana de inversión por 2.500 millones de euros.

«Nos satisface saber que en Macquarie hemos hallado un buen empleador para nuestros trabajadores», asegura el consejero delegado de E.ON, Johannes Teyssen, en alusión a esta operación. La plantilla de E.ON en la Península Ibérica ronda los 1.200 trabajadores.

La firma australiana ya ha demostrado su «fiabilidad» en la adquisición del negocio de transmisión de gas de la compañía en Alemania, explica Teyssen en la nota remitida anoche por E.ON en la que se describe la reorientación estratégica del grupo.

La desinversión en España, que forma parte precisamente de esta reorientación, servirá para mejorar la flexibilidad financiera de la compañía alemana.

El nuevo propietario de los activos de E.ON en la Península Ibérica explotará y seguirá desarrollando las operaciones convencionales y renovables de la compañía en ambos países. Será además el socio futuro para sus clientes de distribución y minoristas en ellos.

La venta de los activos en España está pendiente del visto bueno de las autoridades europeas y en ella el comprador se compromete «a largo plazo con el futuro de los negocios».

El volumen de negocio de los activos incluye una cartera de 650.000 clientes de electricidad y gas, así como 32.000 kilómetros de red de distribución eléctrica. E.ON tiene en España y Portugal una capacidad instalada total de generación de cuatro giga vatios, entre carbón, gas y energías renovables.

La compraventa, que se espera que finalice en el primer trimestre de 2015, prevé que Wren House Infrastructure se convierta en inversor minoritario en los negocios en Iberia, junto con Macquarie Fund.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído