La compra masiva de deuda que empieza avanza el final del estancamiento europeo

El BCE inicia hoy las compras masivas de bonos

Las expectativas puestas en este plan monetario han propiciado una cierta euforia en los mercados bursátiles y mejoras generalizadas en las primas de riesgo

El BCE inicia hoy las compras masivas de bonos
Mario Draghi. EP

Las instituciones económicas europeas han dado un giro radical a la política económica en los últimos meses

El Banco Central Europeo (BCE) empieza a aplicar desde hoy el programa de compra masiva de deuda (60.000 millones al mes) cuya finalidad es corregir la tendencia deflacionista de la zona euro y ayudar a que termine el frustrante estancamiento del área y a generar más empleo.

Las expectativas puestas en este plan monetario han propiciado una cierta euforia en los mercados bursátiles y mejoras generalizadas en las primas de riesgo.

Sobre todo cuando recibieron el mensaje lanzado por Mario Draghi desde Nicosia: el programa de compra de activos se mantendrá hasta que la tasa de inflación del euro se aproxime al 2%.

Por lo tanto, el calendario inicial —el plan terminaba de forma “orientativa” en septiembre de 2016— queda sustituido, como es lógico, por el grado de cumplimiento de los objetivos de inflación y se aplicará “mientras sea necesario”. Casi se escucha la voz de Bernanke.

LA MANO DE MARIO DRAGHI

El Banco Central Europeo (BCE) pone en marcha este lunes su programa de compras de bonos, que forma parte del plan de la institución presidida por Mario Draghi para invertir 60.000 millones de euros al mes en la adquisición de activos públicos y privados de la eurozona al menos hasta finales de septiembre de 2016.

El banquero italiano anunció los detalles del programa de compras del sector público (PSPP por sus siglas en inglés) el pasado jueves tras el Consejo de Gobierno de la institución, en la que reiteró su disposición de mantenerlo hasta que la inflación retorne a niveles consistentes con su objetivo de estabilidad de precios, cerca, pero algo por debajo del 2%.

Según las condiciones establecidas por el BCE, sólo podrán adquirirse bonos en el mercado secundario con vencimientos entre 2 y 30 años cuya rentabilidad sea al menos igual a la ofrecida por la facilidad de depósito de la institución, actualmente fijada en el -0,20%.

De este modo, el BCE establece un suelo a la rentabilidad negativa de los bonos que está dispuesto a aceptar, ya que en el caso de países como Alemania la deuda soberana hasta cinco años ofrece rentabilidades negativas.

Por otro lado, la institución admite que «con vistas a garantizar la efectividad del PSPP, el Eurosistema acepta recibir el mismo tratamiento (pari passu) que los inversores privados» con respecto a los instrumentos de deuda que adquiera en el marco del programa.

Aparte de bonos soberanos, los bancos centrales nacionales podrán adquirir deuda emitida por organizaciones supranacionales, como los dos fondos de rescate, la Unión Europea (UE) o el Banco Europeo de Inversiones (BEI), y por bancos multilaterales de desarrollo, como el Instituto de Crédito Oficial (ICO).

Asimismo, el BCE contempla bajo circunstancias excepcionales que los bancos centrales nacionales puedan comprar deuda de empresas públicas dentro de sus respectivas jurisdicciones.

Bajo el programa PSPP, un 12% de las compras corresponderá a títulos emitidos por instituciones internacionales elegibles y bancos multilaterales de apoyo al desarrollo, mientras un 88% corresponderá a valores emitidos por gobiernos centrales y agencias reconocidas.

EFECTOS POSITIVOS.

En la rueda de prensa del jueves, Draghi indicó que las medidas adoptadas contribuirán a un «rebote de la inflación» y subrayó que tras el anuncio de su decisión de adquirir compras de activos públicos «ya se ha observado un número significativo de efectos positivos».

No obstante, el presidente del BCE reiteró que «no existe lugar para la complacencia» e instó a los gobiernos de la eurozona a acometer las reformas estructurales necesarias.

Los mercados han acogido positivamente los detalles del programa de compra de bonos del BCE, que ha llevado al interés del bono español a diez a registrar mínimos históricos y al euro a situarse en su niveles más bajos respecto al dólar desde septiembre de 2003, por debajo de los 1,09 ‘billetes verdes’.

El BCE planea informar semanalmente sobre el montante agregado de la deuda adquirida y ofrecerá información todos los meses sobre los vencimientos de la deuda adquirida.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído