Blanco y sindicatos se reúnen para abordar la negociación del ERE, que afectaría a gran parte de la plantilla

La cadena de moda Blanco, propiedad del grupo saudí Alhokair, y los representantes de los trabajadores iniciarán mañana en Madrid las negociaciones para abordar el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que plantea la enseña textil, según informaron a Europa Press fuentes sindicales.

Los sindicatos han alertado que el ajuste podría afectar a gran parte de la plantilla y han subrayado que el cambio de fecha por parte del grupo saudí Alhokair viene motivado para evitar que los trabajadores se movilicen ante los franquiciados.

En concreto, la reunión estaba prevista para el pasado lunes, pero la compañía la aplazó a este jueves, ya que, según las mismas fuentes, en la jornada de mañana los representantes de Alhokair tienen previsto reunirse en Móstoles con los franquiciados internacionales de la firma.

Blanco anunció hace un mes el inicio de un proceso de regulación de empleo ante la situación actual de «invibilidad» de la compañía, que cuenta con un total de 1.250 trabajadores y con 121 tiendas repartidas en España.

Tras analizar este escenario, la dirección de la compañía textil emplazó a este lunes el inicio de las conversaciones con los representantes de los trabajadores para la negociación del ERE, cita que ahora se pospone al jueves.

«Blanco lleva tiempo analizando y tratando de buscar una solución a su situación actual de inviabilidad. Las exigencias del mercado le han llevado a estudiar todas las medidas a su alcance para lograr revertir esta circunstancia que no es buena ni para la empresa ni para sus trabajadores», ha subrayado la compañía textil.

Con el fin de iniciar las conversaciones con los trabajadores, la compañía envió hace un mes una comunicación formal a todos los centros de trabajo que no contaban con representación sindical en este momento para que la designen.

«Este proceso se enmarca dentro de un proceso de transformación global de la compañía, orientado a mejorar su competitividad, eficacia y rentabilidad para, así, garantizar su futuro a largo plazo», ha subrayado la compañía, cuyo objetivo es encontrar las «mejores medidas» con el mayor consenso posible.

A principios de año, el grupo saudí Alhokair adquirió por más de 40 millones de euros la mayor parte de los activos de la cadena textil española Blanco y se comprometió a mantener y asumir los 1.200 puestos de trabajo.

En el auto, al que ha tuvo acceso Europa Press, se destacaba la importancia de la conservación de los empleos, ya que esos despidos generarían un importante volumen de créditos contra la masa derivados de las indemnizaciones laborales de dichos despidos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído