Tribunal de Cuentas culpa a la inacción de la CNMV de la pérdida de 336.274 euros pagados a sus trabajadores

El presidente del Tribunal de Cuentas, Ramón Alvarez de Miranda, ha afirmado este martes que la «falta de actividad» de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) impidió que pudiera reclamar 336.274 euros pagados de más a sus trabajadores en el ejercicio 2010, y asegura que se pagaron complementos variables por objetivos cuyo cumplimiento no se constató.

Así lo ha señalado durante su presentación ante la Comisión Mixta (Congreso-Senado) para las Relaciones con el Tribunal de Cuentas del ‘Informe de fiscalización de la gestión económico-financiera de la CNMV’ del ejercicio 2013.

Según Alvarez de Miranda, la CNMV «cumplió los límites fijados» para las retribuciones del personal salvo por el complemento de conducción y el fondo para guardias y trabajos extraordinarios. Además, en 2013 abonó 100.659 euros en concepto de horas extraordinarias, «concepto retributivo no previsto expresamente», si bien la cuantía «no superó el importe máximo de retribuciones» autorizado.

Sin embargo, entre 2010 y 2012 se pagaron determinados incrementos de ayudas de comedor y transporte que fueron declarados nulos, lo que obligaba a la CNMV a reclamar a los trabajadores la devolución de 606.467 euros con un plazo máximo de un año. Al no reclamar estas cantidades, en 2013 se dio de baja una deuda prescrita por valor de 336.274 euros.

En marzo de 2014 la CNMV notificó individualmente a los trabajadores su obligación de devolver hasta 270.193 euros, pero «la falta de actividad» del organismo regulador hasta ese momento hizo que «perdiera el derecho a reclamar» gran parte de las cuantías adeudadas e, incluso, podría no recobrar nada dado que la Audiencia Nacional estimó una demanda declarando prescrita la totalidad del importe.

LIMITES EN CONTRATOS DE ALTA DIRECCION.

Por otra parte, el Tribunal de Cuentas critica el retraso en la adaptación de la CNMV a las limitaciones salariales para la alta dirección, lo que hizo que el número de directivos fuera superior al permitido y, además, que se les pagaran indebidamente complementos de antigüedad entre enero y septiembre de 2013, si bien la situación se regularizó en las nóminas de octubre a diciembre.

«Además, la CNMV abonó unos complementos variables por importe de 218.600 euros, teóricamente en función del cumplimiento de un plan de objetivos, sin que conste que hubieran definido previamente tales objetivos», ha añadido el presidente del organismo fiscalizador.

El regulador, que actualmente preside la ‘popular’ Elvira Rodríguez, tampoco tenía aprobadas en 2013 ni la plantilla de personal ni la estructura orgánica, «no estando definidas las características ni las funciones de los puestos de trabajo». Y además los contratos del año 2013 presentan «diversos incumplimientos» y «deficiencias» que «han impedido cumplir debidamente el principio de transparencia en la contratación».

De hecho, en ese año se declaró nulo de pleno derecho el Acuerdo de Relaciones Laborales suscrito por la CNMV con el comité de empresa en 2010, ya que debía haberse inscrito en el Registro del Ministerio de Empleo y haberse sometido a informes previos de Economía, Hacienda y Presidencia.

Alvarez de Miranda ha precisado que actualmente la Sección de Enjuiciamiento del Tribunal tiene abiertas diligencias previas sobre los límites globales de las retribuciones en 2013, sobre la falta de reclamación de las ayudas «indebidamente abonadas» a los trabajadores, sobre el «notable retraso» en la aplicación de las limitaciones de los contratos de la alta dirección y sobre la falta de consideración de los vales de comedor como retribución en especie.

SEDE DE LA CNMV.

Capítulo aparte ha merecido la adquisición de la sede de la CNMV en 2011 por valor de 70 millones de euros. «La planificación de la adquisición, su formalización y la tramitación de las obras de rehabilitación e implantación que fue necesaria presentaron diversas incidencias», ha explicado Alvarez de Miranda.

Como ejemplo, ha mencionado que «no quedaron debidamente acreditadas en el expediente las razones invocadas para justificar la adjudicación directa de la adquisición» y tampoco se cumplieron las estimaciones de la CNMV sobre la evolución de la plantilla, «una de las razones de fondo aducidas para justificar» el cambio de sede.

Así las cosas, dado que la mudanza se produjo cuando aún quedaban cuatro años de un contrato de arrendamiento de la sede anterior, que incluía «fuertes indemnizaciones» en caso de rescisión anticipada, la CNMV tuvo que pagar 2,6 millones de euros a su anterior casero.

INSTITUCION CON GRAVES PROBLEMAS.

Por su parte, la diputada socialista María José Vázquez ha criticado que de un organismo que «debe velar por el interés de los españoles cabría esperar una gestión inmaculada», algo que en este caso no se cumple, ya que en la CNMV existen «bastantes deficiencias» en aspectos como la contratación, las «ilegalidades» en la gestión del personal e incluso el «incumplimiento» de su normativa. «No es una institución ejemplar», ha añadido.

Algo con lo que coincide el diputado de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) Ricardo Sixto, que cree que este informe «deja claros los graves problemas de la CNMV», con algunos temas que «casi parecen una broma», como los temas de gestión del personal. «Hay graves incumplimientos en la gestión de la Comisión que deben ser corregidos», ha zanjado.

Finalmente, el senador ‘popular’ Esteban Parro ha recordado que la fiscalización de este informe se refiere a «cómo se hacían las cosas en ejercicios anteriores», cuando gobernaba el PSOE, afeando por ello a la portavoz del principal partido de la oposición que «deja caer toda la responsabilidad de las deficiencias de la gestión en el actual responsable» de la CNMV. «Parece que el PSOE no tuviera nada que ver con estos asuntos, aunque generaron estos problemas», ha zanjado.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído