Indra pierde un 4,8% y vuelve a liderar por segundo día consecutivo las caídas del Ibex

Los títulos de Indra han vuelto a liderar este miércoles por segunda jornada consecutiva los descensos del Ibex tras perder un 4,76%, de forma que la compañía se ha dejado en los dos últimos días un casi un 12% de su valor bursátil en el parque madrileño después de anunciar pérdidas de 20 millones de euros hasta marzo y suspender el dividendo.

En concreto, las acciones de Indra, que la víspera perdieron un 7,18%, han cerrado a un precio de 9,238 euros por título, si bien durante la jornada han oscilado entre un máximo de 9,77 euros, que tocó en la apertura, y un mínimo de 9,07 euros por acción.

Fuentes del mercado han informado a Europa Press que la compañía ha contratado los servicios de Boston Consulting Group para configurar su plan estratégico a medio plazo, que presentará el próximo 8 de julio en un ‘Investor Day’ a los mercados.

La multinacional está trabajando en un plan estratégico que revisará sus políticas de inversión y desinversión, así como su posicionamiento estableciendo cuales son los mercados geográficos y los negocios que puedan aportar mayor o menor masa crítica a medio plazo. Del mismo modo, la firma analizará otros aspectos a tener en cuenta como el de la estructura de costes, según han indicado fuentes de la compañía consultadas por Europa Press.

«En este momento este plan estratégico se encuentra en un estadio inicial, sin que se haya adoptado ninguna decisión al respecto», han advertido desde la compañía.

La multinacional indicó el martes a los analistas que prevé mejorar su rentabilidad en Brasil en la segunda mitad del año gracias a las medidas de gestión puesta en marcha en el país y que incluyen un ajuste de personal de aproximadamente 600 empleados, lo que supone cerca de un 10% de la plantilla local.

LAS ACCIONES PIERDEN FUELLE

Los títulos de la compañía, que cerraron el pasado año a un precio de 8,070 euros, repuntaron en los primeros meses del año tras la entrada en el capital social de Telefónica, con la compra de un 3% y opciones sobre un 3% adicional, y la sustitución del expresidente Javier Monzón, al frente de la firma durante 22 años, por Fernando Abril-Martorell. En concreto, tras anunciarse estas dos noticias, las acciones de la compañía repuntaron en un solo día casi un 20% en bolsa.

El grupo español cerró el pasado año con unas pérdidas netas de 92 millones de euros, frente al beneficio neto de 116 millones de euros del ejercicio precedente, como consecuencia de provisiones, deterioros y efectos no recurrentes.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído