Sacyr expone hoy a su junta las oportunidades que ofrece al grupo la venta de Testa

Sacyr expondrá hoy a su junta de accionistas las nuevas oportunidades con que cuenta el grupo gracias a su reciente acuerdo para vender Testa, su filial de patrimonio inmobiliario, a la socimi Merlín por un importe de 1.793 millones de euros.

La «mejora de la potencia financiera» que, según fuentes del mercado, otorga la operación a la compañía de construcción y servicios le dotará de flexibilidad para lograr una posición «más cómoda» respecto a la financiación de su participación en Repsol y para abordar su política de expansión internacional.

El presidente de Sacyr, Manuel Manrique, será quien expondrá a los socios las nuevas perspectivas que se abren para la compañía tras lograr uno de sus objetivos estratégicos con la puesta en valor de Testa.

En cuanto al orden del día de la asamblea, el grupo aprobará retomar la ampliación de capital liberada por la que retribuye a sus accionistas mediante el reparto gratuito de títulos de la empresa, en esta ocasión en la proporción de un nuevo título por cada 33 que ya posean. Para ello, ampliará capital en 15,21 millones de euros.

No obstante, la empresa no recupera aún el pago de dividendo en efectivo este ejercicio, según se desprende del orden del día de la asamblea.

La junta de Sacyr también ratificará el nombramiento de Isabel Martín Castella como nueva consejera independiente de la compañía que, de esta forma, pasa a contar con una mujer en el consejo.

Además, propondrá reelegir al presidente de la compañía, Manuel Manrique, en su puesto de consejero, así como al expresidente José Manuel Loureda y a su hijo José Manuel Loureda López.

PENDIENTE DE UNA DECISION SOBRE TESTA.

La compañía de construcción y servicios no sólo se presentará ante sus socios con la venta de Testa cerrada, sino también con la refinanciación de la deuda de 2.264 millones de euros asociada a la participación del 9% que tiene como segundo accionista de Repsol solucionada.

Además, el grupo podrá exponer a los accionistas que las obras de la ampliación del Canal de Panamá están prácticamente terminadas y a punto de que las nuevas esclusas comiencen a realizar pruebas.

En concreto, los trabajos de este emblemático proyecto alcanzan actualmente un grado de ejecución del 95%, por lo se cumplirá el calendario previsto, que fija su puesta en servicio en el primer trimestre de 2016.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído