Merlín analiza lanzar una nueva ampliación de capital para financiar la compra de Testa

Merlín analiza actualmente lanzar una nueva ampliación de capital en el marco del acuerdo alcanzado recientemente para comprar Testa, la filial de patrimonio de Sacyr, en una operación que se realizará en varias fases y supondrá un importe total de 1.793 millones de euros, según informó la socimi.

La sociedad tiene firmado un préstamo puente para financiar esta operación, que posteriormente prevé reestructurar o bien afrontar mediante una ampliación de capital.

En caso de finalmente optar por la ampliación, la emisión de nuevos títulos sucedería a la que Merlín cerró a mediados del pasado mes de mayo, con la que captó 614 millones de euros.

Por el momento, la sociedad ha logrado vía libre para poder realizar la ampliación después de que las entidades colocadoras de la última hayan consentido liberar a la empresa del compromiso del tradicional periodo de ‘lock-up’, según detalló la socimi a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

En este sentido, Merlín tiene convocada una junta extraordinaria de accionistas para el próximo 14 de julio, a la que solicitará autorización para materializar la compra de Testa y financiarla.

En concreto, la socimi pedirá a sus socios ‘luz verde’ para «obtener la financiación que fuera necesaria para concluir la operación, incluso mediante la ejecución de una ampliación de capital».

Merlín ya ha tomado un 25% del capital de Testa mediante la suscripción íntegra de una ampliación de capital de la filial de Sacyr.

CALENDARIO DE LA OPERACION.

Según el calendario de compra acordado con el grupo constructor, la socimi se ha comprometido a adquirir otro 25% antes de que concluya julio, a posteriormente lanzar una OPA por el 100%, pero dirigida a los minoritarios que tienen el 0,6% de la inmobiliaria, y en último término, a adquirir el 50% Testa antes de que concluya junio de 2016.

De su lado, Sacyr debe alcanzar un acuerdo con sus bancos para liberar las acciones de Testa, actualmente puestas como garantía del préstamo de 2.270 millones de euros con el que financia su participación del 9% en Repsol.

El acuerdo de compraventa entre la socimi y el grupo constructor contempla que las compañías se indemnizarán con un importe de 137,8 millones de euros en caso de que la operación no prospere.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído