Las empresas familiares cumplen menos con el buen gobierno corporativo y cuando lo hacen son más rentables

Las empresas familiares cumplen en menor medida las recomendaciones de buen gobierno recogidas en los códigos de las empresas cotizadas, pero cuando lo hacen son más «rentables», según se desprende de las conclusiones del III Estudio IE March de Empresa Familiar, que analiza 1.127 empresas cotizadas de siete países, entre ellos España, durante seis años.

En concreto, las empresas familiares con buen gobierno corporativo analizadas en el estudio obtuvieron una rentabilidad acumulada del 13,8%, frente al 10,7% del resto de la muestra.

De acuerdo con las conclusiones del estudio, las empresas más grandes, jóvenes, donde el fundador está presente, el control de la familia es moderado y el consejero delegado no es miembro de la familia, presentan mejores niveles de gobierno corporativo.

Asimismo, el informe confirma que las empresas familiares son más rentables, además, si cotizan en bolsa, tal y como recogían informes anteriores.

La directora académica y profesora de Gestión Emprendedora y Empresa Familiar del IE Business School, Cristina Cruz, ha mencionado algunas de las debilidades de la empresa familiar en lo que a gobierno corporativo se refiere, como son el mayor riesgo de conflicto entre accionistas familiares y minoritarios, la dificultad para atraer talento y la menor eficacia de mecanismo de control.

No obstante, en la empresa familiar se suele mostrar un mayor compromiso con el proyecto empresarial y un alineamiento de los intereses entre propietarios y directivos.

NUMERO DE INDEPENDIENTES

De acuerdo con Cruz, un mayor porcentaje de independientes en los consejos mejora la rentabilidad de las empresas, sin embargo mientras que aumentar el número de no ejecutivos mejora la rentabilidad de las empresas no familiares, el efecto es negativo en la empresa familiar.

En este sentido, el porcentaje de consejeros «realmente independientes» es muy inferior en empresas familiares europeas (28,6%) que en las americanas (45,63%).

Por su parte, el director general de March A.M. José Luis Jiménez, ha señalado que la empresa familiar es la «espina dorsal» de la economía global y ha señalado que más del 15% de las empresas cotizadas en el S&P 500 y en el Stoxx Europe 600 son familiares.

Jiménez ha indicado que en 2012 March A.M lanzó ‘The Family Business Fund’, que invierte en empresas familiares para beneficiarse de las ventajas que algunas de estas tienen por su perfil y organización y que acumula una rentabilidad del 63% a cierre de mayo.

Jiménez ha señalado que cuando una empresa les gusta invierten en ella, independientemente del entorno macroeconómico del país en el que tienen su sede social, aplicando un requisito de prudencia conservadora, con una gestión activa y sin emplear índices de referencia.

Para el directivo, una de las desventajas de las empresas familiares es su «lado oscuro» y ha mencionado algunos casos en las que los reguladores autentificaban que sus cifras eran fidedignas y luego se demostró algún tipo de fraude, como Banco Espíritu Santo, Gowex o Pescanova.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído