Tubacex no descarta EREs en sus plantas vascas

El consejero delegado de Tubacex, Jesús Esmorís, ha afirmado que es «momento de cuidar la caja» en la empresa ante la situación derivada de la bajada del precio del petróleo y ha indicado que esperan que no tengan que presentar EREs en sus plantas vascas, pero que es una posibilidad que no descarta.

Esmorís ha participado en Bilbao en el desayuno informativo organizado por ADYPE, la Asociación de Directivos y Profesionales de Euskadi, donde, bajo el título «El camino hacia la internacionalización de empresas industriales», ha expuesto la estrategia de internacionalización de Tubacex.

En su intervención, ha analizado la situación de la empresa, afectada, como el resto del sector, por el descenso del precio del petróleo que, según ha indicado, les ha «caído de sorpresa», sobre todo, por la «magnitud de la caída».

Por lo tanto, ha reiterado que ello les ha llevado a realizar un «planteamiento diferente» y a impulsar un plan de choque, que les está permitiendo «sufrir menos la caída». En concreto, Esmorís ha manifestado que trabajan por «reducir costes donde se pueda» y es momento de «cuidar la caja».

El responsable de Tubacex ha señalado que no se ha paralizado ninguna inversión estratégica pero sí se han adoptado medidas «a corto» y también en materia de personal, «sin hacer demasiada sangre».

Preguntado por posibles EREs en las plantas vascas, ha afirmado que ya hay planteados Expedientes de Regulación dentro del grupo, en concreto, en sus plantas de Italia y Austria.

En el caso de sus fábricas en Euskadi ha reconocido que no es «capaz de predecir» si también se plantearán en estas plantas y, en función de los pédidos de los próximos meses, «se tomará la decisión». Tras indicar que recientemente mantuvo un encuentro con el comité de empresa, ha señalado que espera que no tengan que presentar EREs, «pero no lo descarto».

Esmorís ha explicado que lo que sí han hecho es bajar la producción en las plantas vascas, donde han reducido turnos y «parado días en ciertas fábricas».

El responsable de Tubacex ha señalado que la caída del precio del petróleo lo ha «tumbado todo» y ha insistido en que era algo que «no se esperaba» y que les ha «afectado mucho». Ese descenso ha conllevado en el sector una reducción de pedidos y de precios, si bien cree que la situación «volverá a su sitio», por lo que mantiene una visión «optimista» sobre la proyección del mercado.

En la actual coyuntura, según ha explicado, se van a concentrar en seguir apostando por los productos Premiun de mayor valor añadido, que es donde considera que pueden «ganar mercado» y se ha mostrado «absolutamente convencido» de que «saldrán reforzados» de la crisis del petróleo.

Esmorís ha indicado que los objetivos del grupo son mantener su posición de liderazgo, sobre todo, en los productos especiales, la diversificación de la actividad para reducir su dependencia del petróleo y apostar por integrar productos complementarios.

El responsable de Tubacex, líder mundial en tubos de acero inoxidable sin soldadura, ha señalado que trabajan para convertirse en proveedores de soluciones tubulares y en esa dirección está enfocado su Plan Estratégico (2013-2017).

Según ha explicado, es un plan «muy ambicioso», con tres fases, la primera de ellas la de generar caja, que «concluyó antes de tiempo» y la segunda fue la de crecimiento, que ha llevado a Tubacex a la adquisición de la compañía IBF en Italia y de la división de tubos de acero inoxidable sin soldadura de la empresa india Prakash Steelage, compañía esta última donde esperan duplicar la facturación en dos años.

Esmorís ha señalado que el grupo se plantea procesos de integración «factibles» y, aunque con las recientes adquisiciones, cree que cuentan con el «perímetro» adecuado, ello «no quiere decir que no integremos algo que pueda tener sentido».

En la actualidad, el grupo, que ha reducido su deuda de 260 a 150 millones, está inmerso en la tercera fase la de la «consolidación», que será la de «apretar tornillos y ajustar todo».

En su intervención, ha recordado la estrategia de internacionalización del grupo que comenzó en los años 70 hasta llegar, en la actualidad, a exportar el 95% de sus ventas a un total de 65 países. En la actualidad, cuenta con 12 plantas productivas, de las que siete están fuera de España, más de 31 oficinas comerciales en 12 países y más de 300 clientes en más de 100 países. También cuenta con 11 centros de servicios en Europa, Asia y EEUU.

Esmorís, que ha destacado que la intención de Tubacex es seguir creciendo orgánica e inorgánicamente con proyectos internacionales que «aporten valor», ha indicado que el grupo ya no es una compañía española que exporta sino una «multinacional con sede en España».

INTERNACIONALIZACION

El responsable de Tubacex ha afirmado que en la estrategia de internacionalización «no hay un camino predeterminado» y lo fundamental es tener «claro» los mercados.

En su intervención, ha hecho un análisis de los principales mercados y, en concreto, ha recomendado «cautela» en mercados como Brasil o China, mientras que ha indicado que es el «gran momento» de México. También ha destacado el «gran potencial» de India, la «incertidumbre» de Rusia o el hecho de que siembre es «buen momento» para estar en Europa. Por último, ha realizado una referencia a la situación de Grecia que espera que se «solucione» para poder tener «una normalidad en los mercados».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído