Interminable noche de negociaciones en Bruselas

El Eurogrupo sopesa abiertamente la posibilidad de un ‘Grexit’ temporal

Grecia acepta casi todas las condiciones y busca un acuerdo porque la situación de sus bancos es desesperada

El Eurogrupo sopesa abiertamente la posibilidad de un 'Grexit' temporal
Merkel, Tsipras y Hollande. EP

Tsipras y Syriza maniobran a la desesperada para evitar el grexit y la participación del FMI

Europa decretó este domingo nuevas dosis de dureza para Grecia; una pequeña venganza tras el referéndum de hace ocho días, que en Bruselas se interpretó como una afrenta.

Los socios exigen a Atenas que apruebe leyes en las próximas 48 horas, obligan a endurecer las medidas prioritarias ofrecidas a cambio del rescate -unos 50.000 millones en tres años- y reclaman crear un fondo de venta de activos públicos bajo la tutela de la UE (Alemania considera «extremadamente difícil» pactar con Grecia porque no se fía del Gobierno de Syriza).

Atenas aceptaría, según fuentes diplomáticas y comunitarias, prácticamente el 100% de las exigencias. Europa y Grecia acarician el acuerdo tras 16 horas de cumbre, que incluiría medidas para paliar las necesidades más urgentes y para reabrir los bancos cuanto antes (El ministro de Economía de Finlandia dice que la mitad del Eurogrupo se opone al tercer rescate de Grecia).

La reestructuración de la deuda llega a la mesa de los líderes

A cambio de ceder en cuestiones sensibles, el primer ministro griego, Alexis Tsipras, ha logrado que su reiterada petición de aliviar la deuda figure por primera vez en los documentos de negociación para un nuevo rescate a Grecia (Rajoy asegura que «Grecia tiene que ganarse la confianza» de la UE).

El borrador del Eurogrupo, sujeto a la decisión de los jefes de Estado y de Gobierno, plantea suavizar más -ya se ha hecho varias veces- los pagos del pasivo griego, con posibles periodos de gracia en esos desembolsos (Italia destaca que el «mayor obstáculo» para el acuerdo sobre Grecia es la falta de confianza).

La medida está condicionada, eso sí, a que Grecia cumpla sus promesas.

LA RESISTENCIA DE TSIPRAS

Grecia ve dos cuestiones por resolver: la primera, la citada participación del FMI en un nuevo programa a partir de 2016, cuya concesión los socios quieren condicionar a la participación también financiera de la institución, un «prerrequisito» que Atenas rechaza, apuntaron fuentes del Ejecutivo heleno.

La segunda es la creación de un fondo fiduciario al que se trasladarían activos públicos helenos para privatizarlos y lograr hasta 50.000 millones de euros a largo plazo para reducir la deuda helena.

Grecia rechaza esta idea impulsada por Alemania, según fuentes del Ejecutivo heleno.

Además, fuentes comunitarias indicaron que las instituciones que formaban la troika consideran que por esos activos no podrían lograrse más de 7.000 millones de euros.

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído