Uniò pide más implicación y recursos de la UE para luchar contra la plaga de caracol manzana en el Ebro

Uniò Democràtica de Catalunya (UDC) quiere que las instituciones comunitarias se impliquen más y aporten más fondos para luchar contra la plaga de caracol manzana que desde hace cinco años afecta a los arrozales del Delta del Ebro, y que alcanza ya dimensiones «preocupantes».

En una proposición no de ley registrada en el Congreso, y que recoge Europa Press, los nacionalistas catalanes explican que el caracol manzana es «una especie invasora extremadamente voraz», ya que es capaz de acabar en un solo día con hasta un metro cuadrado de arrozal, lo que sumado a su rápida reproducción –pueden poner entre 800 y 2.000 huevos por puesta– amenaza tanto la producción como el propio ecosistema.

Además, la Confederación Hidrográfica del Ebro advierte ahora de una posible propagación río arriba de la plaga, que a juicio de Uniò no debe preocupar sólo a España ya que esta especie invasora puede acabar llegando a los humedales del sur de Francia, Italia, Grecia y los Balcanes, tal y como señala la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), con el «riesgo masivo que implicaría para el agua fresca y los hábitats de alto valor ecológico de esas zonas».

LAS MEDIDAS NO SON SUFICIENTES

«Hay expertos que afirman que es prácticamente imposible eliminar la plaga, por lo que las distintas administraciones deben esforzarse al máximo para llevar a cabo actuaciones contundentes para alcanzar un control total de la misma, dado que su progresiva expansión pone en serio peligro la continuidad del cultivo del arroz en el Delta», añade UDC.

De hecho, las medidas puestas en marcha por la Generalitat de Catalunya y por la Confederación Hidrográfico del Ebro «no siempre son suficientes», ya que aunque la salinización de los campos se ha demostrado «altamente eficaz» en la lucha contra el caracol manzana también «provoca reducciones importantes» en la producción.

En estas circunstancias, los nacionalistas catalanes ven «prioritario alertar» a las instituciones comunitarias de la situación para que este asunto se convierta en una «preocupación de ámbito europeo».

«Pensar que éste es un problema localizado en el Delta del Ebro constituye un grave error. En Europa hay 450.000 hectáreas arroceras y, si no se actúa de manera conjunta y efectiva entre todas las administraciones implicadas, puede afectar a todas las zonas húmedas del Mediterráneo, desde Portugal hasta Turquía, y también en la orilla sur», advierte UDC.

Por eso, y pese a que hace unos meses el Congreso ya rechazó una iniciativa parlamentaria de similar tenor, los nacionalistas catalanes sienten la «necesidad» de «insistir nuevamente» y pedir al Gobierno que «reclame a las instituciones europeas una mayor implicación» en la lucha contra esta plaga.

Para ello han de reconocer que «se trata de un problema de ámbito europeo y no exclusivo del Delta del Ebro, favoreciendo así una actuación más concentrada y efectiva entre todas las administraciones responsables» a través de un incremento de recursos comunitarios que permitan investigar «nuevas técnicas» para erradicar la plaga.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído