(Amp.) Ponce exhibe en el Congreso su papel en la nueva regulación financiera como aval para presidir el FROB

El director general del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), Jaime Ponce, ha puesto en valor este martes ante el Congreso su papel en la negociación de la nueva regulación financiera nacional y europea como aval que respalda su candidatura a presidir el organismo.

La Comisión parlamentaria de Economía ha evaluado la idoneidad de Ponce para sustituir al actual presidente del FROB, a la sazón subgobernador del Banco de España, Fernando Restoy, en la máxima responsabilidad del Fondo, tal y como exige la nueva normativa de reestructuración y resolución bancaria.

Durante su comparecencia, Ponce ha resumido su experiencia profesional, que se asienta fundamentalmente en actividades regulatorias, económico-financieras y de gestión pública, y que le ha llevado tanto al Ministerio de Defensa como al Tesoro, donde ha desarrollado el grueso de su carrera.

CRISIS FINANCIERA

Fue en dicho departamento donde le ‘pilló’ la crisis financiera, y desde allí pudo participar «activamente» en la redacción de las reformas financieras que se han aprobado a lo largo de toda la legislatura.

Este proceso le ha aportado una experiencia que le resultará «muy útil» para «poner en marcha la nueva arquitectura institucional de resolución» desde su nuevo cargo, al que también podrá aportar la «relevante» experiencia adquirida en su participación en los foros europeos donde se ha negociado la integración europea en la unión bancaria.

«Este bagaje fue de mucha utilidad cuando en febrero fui nombrado director general del FROB. Desde entonces, mi conocimiento sobre la resolución financiera se ha completado desde una faceta más operativa», ha añadido Ponce.

VALORES Y PRINCIPIOS

Junto con la experiencia profesional, el futuro presidente del FROB ha destacado los principios que guían su labor de servicio público, y que pasan por una «permanente orientación al interés general» y por el respeto a la legalidad y la autonomía de criterio.

«Siempre me he sentido muy motivado para hacer mi trabajo con entusiasmo y con la máxima dedicación y responsabilidad», ha añadido, subrayando que la normativa de reestructuración y resolución bancaria protege la independencia del presidente del FROB, cuyo mandato es de cinco años no renovables y que sólo puede ser cesado por causas tasadas.

Una independencia que Ponce piensa ejercer desde el «máximo apego y fidelidad» al mandato legal que tiene el FROB, y que pasa por «evitar que la inviabilidad potencial de un banco vuelva a ocasionar deterioros en la estabilidad económica y el interés público» y gestionar las posibles quiebras de entidades financieras, siempre desde una «aproximación técnica».

Por eso, ha rechazado como «el resto de colegas europeos» que el Fondo deba inmiscuirse en asuntos como la creación de una banca pública, que compete a los poderes políticos; o sobre el fomento del crédito, que recae únicamente en los gestores bancarios, y ha recordado que incluso las decisiones «más relevantes», incluyendo las desinversiones, se tomarán en una Comisión Rectora donde están representados el Gobierno, el Banco de España o la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

RETOS A FUTURO

Con respecto a los «principales retos» que enfrentará el FROB los próximos años, Ponce ha destacado la prioridad de que posibles «escenarios críticos» en el sector financiero se salden con el «mínimo impacto» en las arcas publicas, «a diferencia de lo que ha ocurrido en los últimos años», aprovechando para ello los nuevos mecanismos que se han creado en el seno de la Eurozona.

Además, Ponce cree que gran parte de su trabajo pasará por garantizar una «efectiva cultura de cooperación internacional» y entre instituciones con responsabilidades en ámbitos complementarios, como son el FROB, el Banco de España y la CNMV, que se repartirán las funciones preventivas y ejecutivas de resolución.

Un modelo que muchos critican, por diferenciarse del elegido por la mayor parte de países de la Eurozona, pero que Ponce defiende porque permite mantener la «experiencia inigualable a nivel internacional» del FROB en materia de resolución y la capacidad analítica del Banco de España, que tiene un «enorme potencial».

«Pero hay que hacer un esfuerzo institucional por la cooperación. Somos un enjambre de autoridades y sólo desde un ejercicio verdaderamente sincero de cooperación, de responsabilidad en nuestros mandatos y de vocación de entendimiento esto funcionará», ha añadido el futuro presidente del FROB, que será nombrado si todo sigue según lo previsto en el Consejo de Ministros del viernes.

Junto con todo ello, el futuro presidente del FROB representará a España, ya desde el año próximo, en el MEDE, lo que exigirá «una sólida cultura de cooperación, intercambio de información y coordinación eficaz» con el resto de instituciones.

En este sentido, ha avanzado que el Fondo de Reestructuración y el Banco de España ya trabajan en un convenio de colaboración similar al firmado por el mecanismo de resolución europeo (MEDE) y el Banco Central Europeo (BCE) donde se pondrá negro sobre blanco la fórmula de intercambio de información o de contactos técnicos entre instituciones españolas y con sus homólogos europeos. La intención de Ponce es que se pueda firmar antes de que acabe el año.

VOCACION DE SERVICIO PUBLICO

Y todo ello sin olvidar ni las exigencias de transparencia sobre la actividad del Fondo ni sus funciones como gestor de las participaciones que aún tiene en entidades como Bankia o la Sareb, donde el «objetivo evidentemente debe ser la utilización más eficiente de los recursos públicos y la maximización del retorno final a las arcas del Estado cuando se desinvierta».

Sobre este asunto, ha aclarado que la «obligación» del FROB es que tanto Banco Mare Nostrum (BMN) como Bankia consigan un «nivel máximo de recuperación» de los fondos públicos utilizados para su recapitalización, por lo que «día a día se analiza la mejor estrategia de desinversión» y el momento óptimo.

«Pero sería absolutamente imprudente que yo anticipara el nivel de recuperación de las ayudas, eso es imposible de prever. La cuenta se hará al final, pero éstos son los dos mejores activos del FROB y se diferencian mucho de desinversiones anteriores. Por eso, aunque los números se hagan al final, la impresión es que el mayor potencial de recuperación está en esas dos entidades, y nuestro trabajo es que se puedan vender al máximo valor en el tiempo debido (2017 para BMN y 2018 para Bankia)», ha insistido Ponce.

Con todo ello, el candidato a presidir el FROB considera que representa la «progresión en las responsabilidades públicas de un técnico del Tesoro con una intensa experiencia acumulada desde el inicio de crisis, una sincera vocación de servicio público y una profunda convicción de que trabajar por el interés general en tan elevadas responsabilidades», y cree que presidir el FROB es «una de las tareas más hermosas a las que uno puede dedicar su vida profesional».

OFERTAS PLATA

¡¡¡ DESCUENTOS ENTRE EL 21 Y EL 40% !!!

Te ofrecemos un amplio catálogo de ofertas, actualizadas diariamente

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído