Sacyr reduce su deuda por debajo de la cota de los 5.000 millones con la ‘operación Testa’

Sacyr ha recortado un 31,5% su deuda total, que se sitúa así por debajo de la cota de los 5.000 millones de euros, gracias a la venta de Testa a Merlín y la consiguiente amortización de parte del préstamo de Repsol.

La constructora reducirá su pasivo en 2.300 millones de euros, desde los alrededor de 7.000 millones hasta unos 4.852 millones, gracias a esta doble operación, según datos del grupo que recoge Europa Press.

Esta disminución no se reflejará en los resultados de Sacyr del primer semestre, que se publicarán próximamente, sino en los de la conclusión del tercer trimestre, dado que la transacción se ha materializado en el mes de julio.

En concreto, la venta de un 25,1% de Testa a Merlín cerrada esta pasada semana permitirá al grupo que preside Manuel Manrique desconsolidar la deuda de unos 1.700 millones de euros de su hasta ahora filial de patrimonio inmobiliario Testa.

Sacyr podrá quitar este pasivo de su balance dado que con la venta de este porcentaje de Testa ha reducido su participación en la inmobiliaria por debajo del 50%, hasta situarlo en el 49,5%.

Además, la operación ha supuesto una reducción del saldo de la deuda que la constructora tiene vinculada a su participación del 9% de segundo accionista de Repsol.

La constructora ha destinado 600 millones del total de 861 millones que ha recibido por el 25% de Testa a amortizar dicho préstamo, que ha quedado fijado en 1.665 millones de euros.

Con el pago de parte de este crédito Sacyr ha cumplido además un doble objetivo. Por un lado, ha atendido al compromiso de reducir el préstamo que asumió con sus bancos cuando en enero pactó la refinanciación de esta deuda.

Por otra parte, al rebajar el saldo del crédito, ha podido cumplir con el acuerdo con Merlín y liberar las acciones de Testa que tenía puestas como garantía del préstamo de Repsol, para poder venderlas a la socimi.

CAJA PARA CRECER.

Con la operación de venta de Testa, Sacyr, además de disminuir el pasivo, ha aumentado su caja de recursos disponibles, unos fondos que podría destinar a amortizar un mayor volumen de deuda o bien a la actual estrategia de crecimiento y expansión internacional.

Según el acuerdo de compraventa de Testa que Sacyr y Merlín alcanzaron en junio, la socimi está comprometida a comprar a la constructora el 45,9% restante de la inmobiliaria en un plazo máximo de un año, antes de que concluya junio de 2016.

Esta última fase de la transacción de la filial patrimonial supondrá una inyección adicional de 694 millones de euros para el grupo de construcción, servicios y concesiones, según consta en el acuerdo con Merlín.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído