Bruselas da hasta el 31 de agosto a Google para responder a su acusación sobre su posición dominante

La Comisión Europea ha acordado dar dos semanas más de plazo a Google, hasta el 31 de agosto, para responder al pliego de cargos que le envió el pasado 15 de abril por su preocupación sobre su posible abuso de posición dominante, plazo que vencía este lunes.

«La Comisión ha aceptado la petición de Google de ampliar el plazo límite para responder a su declaración de objeciones en dos semanas adicionales. Esto significa que la respuesta ahora debe llegar el 31 de agosto», ha confirmado a Europa Press el portavoz de Competencia de la Comisión Europea, Ricardo Cardoso.

El portavoz ha confirmado que fue la compañía de búsquedas en Internet la que solicitó más tiempo para responder a su pliego de cargos. «Y en línea con la práctica normal, la Comisión analizó los motivos para la petición y como resultado ha acordado una extensión para permitir a Google ejercer plenamente su derecho de defensa», ha puntualizado.

«El envío de una declaración de objeciones no prejuzga el resultado final de la investigación y estudiaremos cuidadosamente la respuesta de Google antes de tomar cualquier decisión sobre cómo proceder», ha aclarado Cardoso.

La Comisión Europea envió el pasado 15 de abril un pliego de cargos al gigante estadounidense de Internet Google en el que le acusaba formalmente de abuso de posición dominante por favorecer de forma sistemática a su servicio de comparación de precios (Google Shopping) frente a sus rivales en los resultados de su buscador.

Bruselas cree que la compañía podría haber dado una ventaja indebida a su propio servicio de comparación de precios, vulnerando las reglas antimonopolio de la UE.

A juicio de la comisaria de Competencia, Margrethe Vestager, las medidas correctivas ofrecidas por la compañía hasta ahora son insuficientes para resolver el problema.

Si éste no se resuelve, el Ejecutivo comunitario podría imponer a Google una fuerte multa a Google, que podría llegar al 10% de su volumen de negocios, es decir, alrededor de 6.000 millones de euros. Además, podría obligar a la compañía a hacer cambios estructurales en su buscador para poner fin al abuso de posición dominante. La cuota de mercado de Google supera el 90% en la mayor parte de países del espacio económico europeo.

El antecesor de Vestager, el español Joaquín Almunia, que abrió la primera investigación contra Google en 2010, intentó hasta en tres ocasiones una solución negociada, eludiendo el envío de un pliego de cargos. Pero las concesiones ofrecidas por el gigante estadounidense fueron rechazadas por insuficientes por sus rivales y por países como Alemania o Francia.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído