Ganaderos cántabros reclaman un precio justo regalando 1.000 litros de leche

Ganaderos cántabros han reclamado este sábado cobrar un «precio justo» por la leche que producen y evitar así que se «mueran» las ganaderías que sustentan el medio rural de la Comunidad Autónoma. Para visibilizar su reclamación, han regalado 1.000 litros de leche en la plaza del Ayuntamiento de Santander, hasta donde se han acercado decenas de personas para apoyar su causa.

Los ganaderos, que han dialogado e informado de la situación del sector lácteo a todos los asistentes, han repartido la leche en botellas de un litro y medio en un stand instalado en el centro de la plaza, un reparto en el que se ha dado prioridad a los niños porque, «al igual que la leche, son el futuro».

Esta iniciativa se enmarca en la denominada ‘Marcha Blanca’ en la región, organizada por las organizaciones agrarias Asaja, UPA y Aigas, con el apoyo de diversas instituciones implicadas en el sector, que buscan visibilizar los problemas que atraviesa el sector y que pueden llevarle a su desaparición.

El presidente de Asaja, Pedro Gómez, ha indicado en declaraciones a la prensa que los ganaderos reclaman «justicia» porque, tras la desaparición de las cuotas lácteas, a muchos se les está pagando la leche a precios «indignos» de 0,18 euros el litro, lo que está «muy por debajo» de los costes de producción, y otros no tienen quien les recoja la leche.

«Los ganaderos queremos que nuestra leche esté a disposición de todos los consumidores de Cantabria y queremos un precio digno por ella», ha ensalzado Gómez, que ha indicado que ese precio estaría situado en los 0,34 euros/litro para el ganadero y en 0,70 para el consumidor.

A su juicio, «ningún gobierno puede permitir que se esté vendiendo leche a 18 céntimos en España, porque es un atropello para un sector primordial principalmente en Cantabria, donde qué pasaría si no hubiese ganaderos», ha enfatizado.

En este sentido, ha reivindicado que, para el sector ganadero no «muera», tiene que haber «economía». Y es que, ha asegurado, los ganaderos «no pedimos limosna» sino que reclaman «vivir honradamente» de su trabajo y que éste se pague a un «precio justo».

«Pedimos un precio justo para que todo el que tome esa leche sepa que no está perjudicando a un sector que se está muriendo por culpa de unas industrias que, sin embargo, alcanzarán este año el récord de beneficio en la última década», ha señalado el presidente de Asaja.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído