El PP da largas a la vuelta de CiU a la Mesa del Congreso para no tener que apoyar a un partido independetista

El PP ha decidido de momento demorar la vuelta de Convergència (CDC) a la Mesa del Congreso, un puesto que está vacante desde el 22 de junio cuando el entonces vicepresidente cuarto de la Cámara, Jordi Jané, renunció al escaño para incorporarse al Gobierno de Artur Mas. Se han celebrado sesiones plenarias en julio y agosto, pero sigue sin haber fecha para la elección del sustituto, por lo que CiU preguntó en la última Junta de Portavoces y, según aseguran a Europa Press en fuentes parlamentarias, el grupo mayoritario volvió a dar largas.

Tras la renuncia de Jané y la ruptura de CiU, el grupo parlamentario de Convergència (CDC) y de Unió (UDC) acordó mantener el puesto para los convergentes y nominó para la Mesa del Congreso a Jordi Xuclà, portavoz de Exteriores.

En el PP no ocultaron que habrían preferido a un candidato de Unió, dado que este partido se desmarcó de las tesis independentistas, y ante la decisión de los nacionalistas su respuesta ha sido enfriar la renovación.

QUEDAN CUATRO PLENOS

Así, se dejó pasar la oportunidad de efectuar el relevo en las sesiones plenarias de julio y agosto, y para el próximo Pleno, previsto para la semana del 15 de septiembre y con los Presupuestos Generales como único asunto en el borrador de orden del día, parece que también se da por descartada la votación de la Mesa. Para entonces quedarán apenas otras dos o tres sesiones plenarias antes de disolver el Congreso.

Al hecho de que apenas queden Plenos se añade la coyuntura política, y es que todo este recambio ha surgido en pleno periodo electoral en Cataluña, con CDC integrado en una lista abiertamente independentista. Para ser elegido miembro de la Mesa, Xuclà necesitaría los votos del PP, que en este escenario no está por apoyar a un partido secesionista.

El propio portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Rafael Hernando, ya subrayó que «no tiene mucho sentido» decirse independentista y a la vez presentarse como «candidato para ser miembro de la Mesa del Congreso de España». A su juicio, en ese puesto hay que defender el modelo constitucional y «la integridad territorial española».

NUNCA SE HABIA TARDADO TANTO EN CUBRIR

De momento, el plazo de la renovación de la vacante de la Mesa del Congreso ya ha superado todos los récords en la Cámara, pues hasta ahora se resolvía en pocas semanas, y en el PP no descartan que la legislatura acabe sin cubrirla.

Desde CDC han expresado a Europa Press su malestar por esta situación y han avisado de que tomarán nota de la actitud del PP para cuando haya que constituir la Mesa del Parlamento catalán en la legislatura que empieza en octubre.

La situación se puede complicar porque el PSOE puede provocar otra vacante en la Mesa del Congreso, la de la secretaria segunda, Carmela Silva, que el 17 de julio fue elegida presidenta de la Diputación de Pontevedra.

EL CASO DE CARMELA SILVA

Los socialistas no son partidarios de acumular cargos y, en otras circunstancias, Silva debería dejar automáticamente la Cámara Baja, pero ahora no han decidido si les merece la pena abrir el proceso de renovación en la Mesa del Congreso para las pocas semanas que restan de legislatura y estando pendiente el contencioso de CDC.

Mientras tanto, el presidente del Congreso, Jesús Posada, ha hecho saber que no tiene inconveniente en mantener esta situación de interinidad en los menos de dos meses que quedan para disolver la Cámara Baja, ya que asegura tener un equipo colaborador para sacar adelante su trabajo cotidiano.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído