Coca-Cola Iberia Partners espera abrir este lunes en Fuenlabrada una etapa de «estabilidad y crecimiento»

Coca-Cola Iberian Partners espera iniciar una etapa de «estabilidad y crecimiento» con la reapertura de este lunes de la planta de Fuenlabrada como Centro de Operaciones Industriales y Logísticas (COIL), que dará soporte a la actividad industrial de la empresa «creando valor y configurando una singular plataforma de I+D», según han explicado a Europa Press fuentes de la compañía.

«Con la apertura de este centro, Coca-Cola Iberian Partners cumple la sentencia de la Audiencia Nacional que declaró nulo el ERE», han asegurado dichas fuentes, que recuerdan que se han readmitido a «todos los trabajadores que han decidido volver a trabajar».

Coca-Cola Iberia Partners espera que la apertura del centro suponga el «cierre definitivo» del conflicto laboral, permitiendo «encarar con mayores garantías una etapa de crecimiento, rentabilidad y estabilidad».

La empresa ha recordado que el pasado mes de julio cerró un acuerdo con los sindicatos USO, CGT, CSIF, UGT y CCOO que suponía el cierre de la negociación del Expediente de Regulación de Empleo iniciado en 2014. Además, sostiene que la Audiencia Nacional «nunca ha cuestionado la causa organizativa del ERE» y que ellos han cumplido la sentencia con la readmisión de «todos los trabajadores que han decidido volver a trabajar».

Según los datos de la compañía, de un total de 840 afectados se reincorporan, tras acuerdos de salida, unos 300 empleados. «El sobredimensionamiento de la estructura tras la fusión de ocho compañías en la actual CCIP, con una sobrecapacidad de producción por encima del 40%, estaba afectando la viabilidad y el empleo de una plantilla actual que asciende a 4.380 personas», argumentan.

MAS EFICIENCIA

Coca-Cola Iberia Partners alega que era «imposible» mantener ocho directores generales, ocho directores de recursos humanos y así con el conjunto de la estructura tras la fusión, y que fue esto lo que motivó, entre otras causas, el ERE presentado en enero de 2014. «El nivel de ocupación de las plantas de producción de la empresa ha pasado ahora del 50% al 70%, lo que la hace más eficiente», explican.

«La posición mantenida por la empresa durante el conflicto ha sido de absoluto diálogo frente a un grupo de empleados que ha ocupado durante casi dos años las instalaciones de la empresa en Fuenlabrada, ha boicoteado los productos de la compañía y han mantenido durante este periodo sus sueldos de manera íntegra, suponiendo un grave perjuicio económico y de imagen a la empresa», han comentado las citadas fuentes.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído