Familiares y amigos despiden a José María Ruiz-Mateos en Rota (Cádiz), su ciudad natal

La Iglesia Mayor Parroquial de Nuestra Señora de la O de la localidad gaditana de Rota ha acogido este martes el funeral por el empresario roteño José María Ruiz-Mateos y Jiménez de Tejada, que ha sido despedido por sus familiares y allegados.

Con coronas de flores de su viuda, Teresa Rivero; de sus hijos, nietos, del Rayo Vallecano y de la familia Bohórquez, el coche fúnebre ha llegado pasadas las 13,00 horas al templo, a cuyas puertas esperaba la corporación eclesiástica y algunos de sus hijos, que han cargado el féretro hasta el interior para las exequias.

El obispo de Asidonia-Jerez, José Mazuelos, ha oficiado la ceremonia religiosa, que se ha celebrado en la más estricta intimidad, con presencia únicamente de sus familiares más allegados. Sólo han podido acudir finalmente once de los 13 hijos del empresario, ya que dos de ellos cumplen actualmente condena en prisión por delitos contra la Hacienda Pública y la Seguridad Social.

Tras la misa funeral, ante el aplauso de los vecinos congregados a las puertas de la parroquia, algunos de los hijos y familiares del fundador de Nueva Rumasa han portado a hombros el féretro hasta el columbario familiar situado en la parte trasera de la misma iglesia, donde ha sido finalmente inhumado.

José María Ruiz-Mateos fallecía este lunes a los 84 años de edad en un hospital de El Puerto de Santa María (Cádiz), donde ingresó a mediados de agosto con una fractura de cadera causada por una caída, complicándose posteriormente su estado debido a una neumonía.

Tras el deceso, sus restos fueron trasladados para ser velados a las dependencias de las Hermanitas de la Caridad de la localidad portuense, de las que el desaparecido fue un destacado benefactor.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído