ABB recorta sus previsiones y acelera su plan de ahorro de costes

El grupo suizo de ingeniería ABB ha revisado a la baja su previsión de crecimiento de los ingresos durante los cinco próximos años como consecuencia del impacto negativo de los bajos precios del petróleo y ha anunciado una aceleración de su plan de reducción de costes, mediante el que espera lograr un ahorro adicional de 1.000 millones de dólares (893 millones de euros).

Ante las menores perspectivas macroeconómicas, ABB espera que sus ingresos crecerán en el periodo 2015-2020 a un ritmo medio anual de entre el 3% y el 6%, frente a la anterior estimación de entre el 4% y el 7% como consecuencia de la «persistencia de los bajos precios del petróleo» y los signos de ralentización del crecimiento de la producción industrial prevista en los mercados emergentes.

Por otro lado, la multinacional ha anunciado que acelerará la puesta en práctica de sus programas para mejorar la productividad administrativa y la gestión de capital circulante.

De este modo, la compañía espera lograr un ahorro en costes estructurales de 1.000 millones de dólares para finales de 2017, además del actual programa, que pretende reducir entre un 3% y un 5% los costes de ventas cada año.

Asimismo, se espera que la mejora en la gestión del capital circulante liberará al menos 2.000 millones de dólares (1.786 millones de euros) en efectivo para final de 2017 que podrán destinarse a inversiones de capital con elevado rendimiento, así como a investigación y desarrollo y a retribuir a los accionistas.

ABB calcula que el coste de este programa será de unos 1.200 millones de dólares (1.071 millones de euros), de los que hasta 900 millones de dólares (803 millones de euros) corresponderán a la reestructuración y otros 350 millones de dólares (312 millones de euros) a costes de implementación.

Por otro lado, la multinacional confirmó que mantiene su programa de recompra de acciones propias de 4.000 millones de dólares (3.572 millones de euros).

«Las medidas anunciadas hoy ofrecerán valor añadido», declaró el consejero delegado de la compañía, Ulrich Spiesshofer, quien destacó que ABB será una empresa «más estilizada, rápida y ágil», lo que permitirá trasladar su «centro de gravedad» hacia un mayor crecimiento y competitividad con un menor riesgo.

En este sentido, la multinacional transformará su estructura para reducir las cinco divisiones actuales a sólo cuatro, un cambio que será efectivo desde el 1 de enero de 2016.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído