Cándido Méndez ve «indispensable» una reforma que «haga razonables» los costes energéticos en las industrias

El secretario general de UGT, Cándido Méndez, ha afirmado este jueves en Santander que «es indispensable y urgente una reforma energética en España que haga razonables los costes de la energía en la actividad industrial».

Y es que, a su juicio, «en ningún caso, la reforma laboral o la pérdida de derechos laborales pueden ser una moneda de cambio en el mantenimiento de las industrias», ha señalado.

«Si se quiere apostar por el sector industrial, habrá que abordar una reforma para que los costes energéticos sean razonables como en Francia o en Alemania, una reforma que facilite el mantenimiento de la producción y de los empleos porque el Gobierno lo que no puede permitir es que, para paliar esos costes energéticos, se recurra a los derechos laborales; sería inaceptable, injusto y erróneo», ha insistido el sindicalista.

Méndez se ha expresado así en un encuentro con los medios de comunicación tras participar en una reunión con delegados sindicales de las industrias de Cantabria y antes de asistir a una visita oficial a la fábrica de BSH de Santander en su 160 aniversario.

En la reunión con delegados de las principales industrias de la región, el secretario general de UGT ha estado acompañado de su homólogo de la federación de Metal, Construcción y Afines (MCA), Carlos Romero, que ha asegurado que «si algo se ha constatado de esta reunión es la preocupación que existe por el impacto de los costes energéticos en la producción y en el mantenimiento de la propia actividad industrial».

Romero también ha señalado que, en ese encuentro, se ha constatado que «la realidad en el sector industrial de esta región no se corresponde para nada con la versión oficial de recuperación económica y del empleo».

«Nuestros delegados nos han trasladado los problemas de sus industrias, que contrastan con esa recuperación que tanto se nos vende porque si algo queda claro es que no se está contratando y que, en todo caso, esa mejoría está generando tensiones internas porque la gente que está en paro escucha que hay empleo pero luego no se ve por ningún lado», ha asegurado el secretario general de MCA-UGT.

Además, ha agregado que «no hay contratación y encima el Gobierno quiere acabar con la jubilación parcial y los contratos de relevo, cuestiones ahora judicializadas, que siempre han generado empleo y han permitido rejuvenecer las plantillas».

CASOS DE SNIACE Y DE BSH

A preguntas de los periodistas, Cándido Méndez se ha referido a la reapertura de la planta de Sniace en Torrelavega, tras criticar que «los trabajadores llevan mucho tiempo luchando para que se reabra la fábrica e incluso la solución ya está dibujada para ello, el problema es que nos encontramos con un retraso que proviene de la inacción del Gobierno».

«Los trabajadores han puesto todo su empeño, se han encontrado con la solución y ahora son elementos burocráticos o políticos los que están retrasando la reapertura», ha manifestado el secretario general de UGT.

Tanto Cándido Méndez como Carlos Romero han elogiado también en sus declaraciones a la fábrica de BSH en Santander, en la que trabajan unas 350 personas, porque «es una empresa que ha pasado muchas vicisitudes pero se ha mantenido 160 años y con un buen futuro productivo».

De todos modos, los dos dirigentes sindicales han lamentado que «esta conmemoración del 160 aniversario de la fábrica queda empañada por los problemas que han surgido en el nuevo convenio colectivo», de los que han confiado que «se resuelvan lo antes posible».

Esos problemas, que han asegurado que están generando «tensión» en las relaciones laborales entre el comité de empresa y la dirección de la factoría, se deben a la cláusula de ultraactividad que los representantes de los trabajadores quieren mantener en el acuerdo laboral, que expiró el 31 de diciembre de 2012 aunque se encuentra prorrogado.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído