Francisco Román, presiente de la compañía

Vodafone destaca la «necesidad de reconversión» y pone la operación de Netflix como «ejemplo»

Vodafone destaca la "necesidad de reconversión" y pone la operación de Netflix como "ejemplo"
Catálogo de netflix. PD

El presidente de Vodafone España, Francisco Román, ha destacado la necesidad de «reconversión» en el sector de las telecomunicaciones y adaptación a los nuevos tiempos, y ha puesto la operación con Netflix en España como «ejemplo del talante y actitud de la compañía».

En una conferencia en Sevilla, Román, que resalta la «tremenda aceptación» de Nefflix en España, ha recordado otros proyectos como Vodafone ‘Smart Center’ y ha apuntado que el mundo está «interconectado» y se vive «en una ceremonia de la confusión», donde «deberíamos desarrollar más el hábito de escuchar».

Ha recordado que Vodafone, compañía «líder mundial en comunicaciones y con larga tradición en comunicaciones móviles» se encuentra presente en más de 40 países y ha precisado que la empresa «no ha sido monopolio en ningún lugar, nacimos a raíz de la liberalización de los mercados, por lo que tenemos una genética distinta a las compañías nacidas del monopolio en sus países».

«La competencia para nosotros es natural y la competencia es tu única carta de supervivencia», ha indicado Román, quien aboga por «salir a conquistar o desarrollar habilidades competitivas distintas, pues de lo contrario no te comes una rosca».

Así, ha resaltado que Vodafone «ha desarrollado más proximidad a los clientes y más capacidad para escuchar, desde el respeto, culturalmente somos distintos a nuestros competidores».

Román ha reconocido que el sector de las telecomunicaciones «ha sufrido bastante durante la crisis y ha perdido más de un 30 por ciento de ingresos durante la crisis, hemos bajado considerablemente».

Ha apuntado que en España, la operación de adquisición de ONO «es una prueba de confianza en el presente y futuro del país».

Considera que el sector «necesita de reconversión» y ha apuntado que Vodafone «se ha tenido que transformar, con la operación con ONO, o metiéndonos en negocios de los que no teníamos ni idea, como la operación con Netflix». Asimismo, ha recordado que en España ha destinado el pasado año mas de 1.000 millones en mejorar o ampliar infraestructuras.

Para Román, «no tiene sentido hablar de la crisis, no podemos regodearnos más en eso», de forma que los momentos de cambio «o los vemos como oportunidad o nos haremos un flaco favor».

Tras precisar que «todos vivimos en un mundo global e hiperconectados, y los competidores son amenazas u oportunidades para todos, por lo que todos nos debemos acomodar ante los grandes movimientos de personas», ha resaltado el importante papel de la tecnología, que es «la principal contribución a la globalización», que «hace que el conocimiento fluya de otra manera e incluso se resientan modelos de gestión».

Asimismo, ha recordado que están apareciendo tecnologías prometedoras «como jamás ha conocido la humanidad», de forma que ha apuntado que «todo el mundo tiene un móvil, e incluso países emergentes tenemos un nivel de penetración similares a los nuestros, de manera que países con niveles de PIB per capita ínfimos tienen una penetración de telefonía móvil del 90 por ciento».

Ha recordado que la alta conexión y el alto número de terminales supone «un desafío tremendo para las ciudades», para las cuales están ofreciendo proyectos como las ‘smart city’.

CAPACIDAD DE ADAPTACIÓN

De esta forma, apuesta por tener en cuenta «la globalización 3.0, la aparición de ese ramillete prometedor de tecnologías o el acortamiento de los cálculos económicos». «Ahora llama la atención la velocidad del cambio y eso supone una oportunidad, y ante el cambio la respuesta es la capacidad de adaptación».

Por ello, considera que «es momento de introducir la adaptación en la empresa a la economía que le rodea, es esencial la interacción con el mundo que le rodea».

TALENTO E INNOVACIÓN

Román ve necesario «apostar por el talento y la innovación», de manera que «la competencia por el talento es más importante que nunca, ya que la posibilidad de que una compañía se fosilice es mayor que nunca», toda vez que «el modo de gestión debe estar basado en la confianza más que en el control».

En cuanto a la innovación, ha apuntado que «el posicionamiento es esencial y el mayor riesgo de una compañía es estar en la zona media y no ser competitivo, y lo que te saca de esto es la innovación».

Román asimismo ha apostado por «tener una actitud optimista, ya que el optimista siempre tiene un proyecto, y el pesimista siempre tiene una excusa».

Preguntado sobre el futuro de Vodafone, Román reconoce que «somos una compañía muy distinta de aquella que nació, nos hemos tenido que transformar, pero tenemos la constante del deseo de ofrecer servicios de telecomunicaciones».

De esta forma, ha indicado que «seguiremos invirtiendo en la mejora de infraestructura de comunicación móvil y fija y esforzar en tener oferta convergente mas atractiva, aunque los dispositivos seguirán evolucionando, hacia ‘weareables’ con una comunicación cada vez más natural, estaremos más conectado y habrá mas presión en cuanto a tráfico de datos».

Román no cree que se haya tocado techo en telefonía «pues no se ha tocado techo en la comunicación entre las personas y las empresas», y «de la voz se ha pasado a los datos, y más del 80 por ciento del tráfico en las redes son datos», aunque reconoce que «no se ha conseguido saber vender bien los datos y los clientes no saben bien de qué estamos hablando».

Asimismo, ve «conveniente» que haya competencia en el mundo de las telecomunicaciones, de forma que «se necesitan jugadores grandes y fuertes que puedan invertir de forma estable en nuevas tecnologías, es conveniente que exista competencia, pluralidad, cuantos más mejor, aunque hasta cierto punto, pues el equilibrio es delicado».

«En economía importan los tamaños y entre competencia e inversión el equilibrio es delicado», ha añadido Román, quien resalta que Vodafone «tener oferta mas rica y justificada por precio», tras lo que advierte de que en el sector «tenemos que estar muy atentos, pues si fragmentamos mucho los mercados y se desarrollan economías pequeñas en cada uno de los países, por lo que no va a poder invertir en cada uno de esos países». Ha agregado que «competir solo en precio te puede acabar hiriendo en las inversiones».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído