(Amp.) Indra pierde 561 millones a septiembre por efectos no recurrentes y anticipa nuevas provisiones

Indra ha comunicado pérdidas netas de 561 millones de euros en los nueve primeros meses del 2015, frente al beneficio de 78 millones de euros del mismo periodo del ejercicio anterior, por efectos no recurrentes, y ha anticipado nuevas provisiones por el deterioro de la situación macroeconómica en Brasil, según ha informado la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

En concreto, los efectos no recurrentes en el periodo ascienden a 589 millones de euros, de los cuales 422 millones de euros corresponden al cambio de estimaciones resultado de diversos factores y acontecimientos ocurridos en el primer semestre.

Entre estos efectos figuran provisiones, deterioros y sobrecostes de proyectos por 264 millones, deterioro de fondo de comercio por 101 millones y una provisión del plan de ajuste de plantilla por 160 millones de euros.

La firma presidida por Fernando Abril-Martorell ha explicado que, si se eliminan estos efectos de su balance, las pérdidas habrían sido de 56 millones de euros en este periodo.

La cifra de contratación del grupo tecnológico en los nueve primeros meses del año alcanzó los 2.019 millones de euros, lo que supone una caída del 5% en términos reportados y un descenso del 5% en moneda local.

Por su parte, las ventas de la firma se situaron en 2.069 millones de euros, lo que representa una retroceso del 1% en términos reportados y se sitúa en línea con el mismo periodo del año anterior en moneda local.

Por su parte, el resultado de explotación (Ebit) arrojó un saldo negativo de 559 millones de euros, frente al beneficio de 140 millones de euros del mismo periodo del ejercicio anterior, con un margen Ebit negativo del 27%, frente al 6,7% del mismo periodo del año anterior.

PROVISIONES ADICIONALES

En cuanto a nuevos impactos en sus cuentas, la firma ha adelantado que habrá provisiones «adicionales», que serán contabilizadas como efectos no recurrentes al cierre del ejercicio debido fundamentalmente al deterioro de la situación en Brasil.

Para calcular estos efectos, la compañía ha decidido encargar a firmas externas un proceso de revisión técnica, legal y contable sobre los contratos realizados para actualizar la situación de los mismo, calendarios y costes pendientes asociados a los mismos, así como valorar otras alternativas financieras o legales «si fuese necesario».

«En este momento y hasta que finalice el mencionado proceso de revisión, no es posible cuantificarlas», ha indicado la firma, que ha precisado que, si pudiera determinar el importe de dichos efectos con anterioridad a la publicación de los resultados del cierre del ejercicio, lo hará público a través de un comunicado al mercado.

La firma ha advertido de que el deterioro de la situación de Brasil, fundamentalmente por el «notable» empeoramiento macroeconómico del país, la situación de restricción presupuestaria de clientes públicos (el 70% de nuestro portfolio), el endurecimiento de las exigentes condiciones locales de los proyectos y el deterioro de los plazos de pago de la Administración también contribuyen al retraso de la implementación de las medidas que se habían adoptado.

REDUCCION DE PLANTILLA

Respecto a los empleados, al cierre del tercer trimestre de 2015 la plantilla total está formada por 37.931 profesionales, lo que supone un descenso del 3% respecto al cierre de 2014.

En concreto, la plantilla en España se mantiene prácticamente en los mismos niveles que en 2014. Sin embargo, en el tercer trimestre la plantilla se reduce en 397 profesionales, de los cuales aproximadamente el 39% corresponde al plan de ajuste.

Indra y los sindicatos alcanzaron un acuerdo en agosto sobre el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que contempla, entre otras medidas, la extinción de hasta un máximo de 1.750 empleos durante un plazo que finalizará el próximo 31 de diciembre de 2016.

De este plan de recorte, la firma pretende completar un 55% entre septiembre y diciembre de este año y el 45% restante a lo largo de 2016.

Por su parte, en Latinoamérica la plantilla se reduce un 9%, hasta los 13.084 empleados como consecuencia, entre otros aspectos, del plan de ajuste iniciado por la compañía a principios de 2015, especialmente en Brasil. Los planes de reestructuración afectan además a otros 1.700 trabajadores en Latinoamérica.

Estos ajustes se enmarca dentro de las acciones presentadas el pasado mes de julio como parte del Plan Estratégico 2014-2018 e implican, entre otras medidas, un objetivo de ahorro de costes de 120 millones de euros anuales por reestructuración organizativa.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído