El Tribunal de Cuentas de la UE ve problemas en el gasto de 6.555 millones de euros en 2014, el 4,6% del total

El Tribunal de Cuentas de la Unión Europea (ECA) ha detectado irregularidades en el gasto de unos 6.555 millones de euros del presupuesto de la Unión Europea en 20014, equivalente al 4,6% del total del presupuesto que se elevó a 142.500 millones de euros en total en su informe anual correspondiente al año pasado.

«Hallamos el mismo nivel de error estimado, el 4,6%, en la gestión compartida con los Estados miembros y respecto de los gastos gestionados directamente por la Comisión», ha explicado el órgano que fiscaliza las cuentas comunitarias en su informe, publicado este martes.

Con todo, supone una leve mejoría respecto al año pasado cuando el Tribunal de Cuentas europeo detectó irregularidades en el gasto de 7.000 millones de euros del presupuesto comunitario de 2013, el 4,7% del gasto total de 148.500 millones de euros pero sigue muy por encima del mínimo del 3,3% que se registró en 2009.

En el caso del presupuesto de 2014, los niveles de error más elevados se han detectado en el gasto dedicado a la rúbrica sobre cohesión económica, social y territorial (en el 5,7% del gasto total de 55.700 millones de euros), en la rúbrica de competitividad para el crecimiento y el empleo (en el 5,6% del total de los 13.000 millones de presupuesto) y en el caso del capítulo sobre recursos naturales, que incluye las ayudas a la agricultura (en el 3,6% del total de 57.500 millones).

El apartado presupuestario con nivel de error más bajo fue el presupuesto dedicado al gasto administrativo (en el 0,5% del total de 8.800 millones de euros de presupuesto).

Aunque ha aprobado las cuentas de la Unión Europea correspondientes a 2014, como viene haciendo desde 2007 cada año, el Tribunal de Cuentas europeo ha reclamado adoptar «un enfoque totalmente nuevo» en relación con las inversiones y los gastos de la UE y «cambios de calado» en el modo de gestionar los fondos europeos.

El Tribunal de Cuentas reconoce que los mecanismos de corrección y recuperación aplicados por la Comisión y por las autoridades nacionales en los ámbitos de gestión compartida han tenido «una incidencia positiva» en el porcentaje de error estimado, es decir los reembolsos exigidos a los Estados miembro por irregularidades cometidas.

Sin éstos, las irregularidades en el gasto conjunto se habrían disparado hasta el 5,5% y no del 4,4% de nivel de error estimado que mide la irregularidad para los pagos en 2014. Pero avisa de que se podrían haber corregido más errores e insta al Ejecutivo comunitario a hacer pleno uso de sus competencias para reducir más los mismos y recuperar los fondos gastados inadecuadamente.

Con todo, ha recalcado que los errores señalados no cabe entenderlos como «indicador de fraude, ineficacia o despilfarro» sino como «una estimación de los fondos que no tendrían que haberse abonado al no haberse utilizado con arreglo a las normas de la UE».

En particular, el Tribunal de Cuentas europeo señala problemas en el nivel de error estimado para los regímmenes de reembolso de costes (el 5,5 %), en los que la UE reembolsa los costes admisibles para las activida*des subvencionables a partir de los costes que esgrimen los beneficiarios. El nivel de error es el doble del 2,7% detectado en el caso de los programas donde los pagos se efectúan a condición de que se cumplan determinados requisitos, en lugar de reembolsar los costes.

También reclama que los responsables políticos de la UE ajusten más el presupuesto a las prioridades estratégicas de la Unión a largo plazo y aumenten su capacidad de respuesta ante las crisis, que se garanticen que los regímenes de gasto fijen de forma clara los resultados que se persigue con el presupuesto y los riesgos asumibles y que las autoridades que gestionan los recursos se aseguren de que el dinero se gasta de acuerdo con las normas establecidas y se alcanzan los resultados pretendidos.

El Tribunal de Cuentas también reclama que se aborden una serie de retrasos de orden financiero acumulados a fin de liberar fondos y poder utilizarlos donde sea más necesarios y que la Comisión analice suficientemente la capacidad de los Gobiernos europeos de absorber los fondos europeos tras constatar que algunos tienen dificultares para ello.

«La UE debe invertir mejor su dinero y velar por que sus inversiones se ajusten más a sus prioridades, se elaboren normas más simples para lograr resultados y los recursos se gestionen de manera más eficiente», ha resumido el presidente del Tribunal de Cuentas de la UE, Vítor Caldeira, que ha presentado el informe anual de 2014 de la institución ante la Comisión de Presupuestos de la Eurocámara.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído