Tubos Reunidos cierra los nueve primeros meses del año con unas pérdidas de 8,5 millones

Tubos Reunidos ha cerrado los nueve primeros meses de año con unas pérdidas de 8,5 millones de euros, como consecuencia del efecto de los bajos precios del petróleo que les ha llevado a tener que realizar una provisión extraordinaria de 5,9 millones por el deterioro del valor de realización de sus inventarios de OCTG en Norteamérica.

No obstante, la compañía ha asegurado que mantiene su apuesta estratégica y esta ejecutando una «hoja de ruta» que deberá permitir «afrontar con solvencia el futuro y ver los frutos de su esfuerzo inversor, de competitividad y de apertura de nuevos mercados».

En un comunicado, ha explicado que los resultados de Tubos Reunidos continúan viéndose «lastrados» por el impacto de la «pronunciada caída» de actividad de inversión en el sector de petróleo y gas desde el principio de año, principalmente en Norteamérica, como consecuencia del «desplome» del precio del petróleo.

Según ha explicado, la «severa» caída de la demanda, ha llevado a una reducción de las ventas y los márgenes del Grupo, principalmente derivada de la menor utilización de la capacidad productiva.

Además, ha apuntado que, adicionalmente, se ha producido una reducción de precios de los productos OCTG en Norteamérica, único mercado y producto donde Tubos Reunidos mantiene inventarios para atender la demanda de sus clientes, lo que ha llevado, en el tercer trimestre de 2015, a la dotación de una provisión extraordinaria por deterioro de su valor de realización por importe de 5,9 millones, antes de impuestos.

CIFRA DE NEGOCIOS.

En los nueve primeros meses de este año, el importe neto de la cifra de negocios ha ascendido a 275,7 millones, con un EBITDA, antes de la provisión extraordinaria, de 19,5 millones, cifras que suponen un descenso del 8%, y un 37% respectivamente, en comparación con el mismo periodo del ejercicio anterior.

El Grupo ha obtenido un resultado neto negativo de 8,5 millones de euros, «afectado por dicha provisión», frente a los 5,1 millones de euros de resultado neto positivo logrados en los nueve primeros meses de 2014.

La empresa ha destacado que ha incrementado sus ventas de tubería de gran diámetro, para aplicaciones de alto valor añadido en los segmentos de generación de energía y petroquímica, y ha obtenido un mejor mix de producto con un 72% de sus ventas en tubería especial, frente a un 67% en el mismo periodo de 2014.

Sin embargo, ha asegurado que esta «positiva» evolución no ha podido compensar las menores ventas en tubería de OCTG y conducciones en los segmentos de petróleo y gas y los menores precios por una mayor competencia generalizada. En concreto, ha precisado que en los primeros nueve meses de 2015 el número de equipos de perforación activos en Norteamérica ha disminuido en más de un 55% respecto al nivel máximo obtenido en noviembre de 2014.

MEDIDAS Y ACTUACIONES.

Tubos Reunidos ha afirmado que este contexto podría continuar los próximos meses, aunque se mantienen «las oportunidades y fundamentales positivos del sector a medio plazo». Por ello, está ejecutando un conjunto de medidas y actuaciones para reequilibrar los resultados, incrementar la competitividad y el posicionamiento comercial del Grupo. Todo ello, con el objetivo de «mitigar» los efectos de la fuerte caída de la demanda y de «estar aún mejor preparados cuando el entorno se normalice».

En concreto, el grupo está manteniendo su apuesta estratégica, y está reforzando su desarrollo comercial internacional, enfocado en los productos de mayor valor añadido, para incrementar su presencia en los mercados geográficos y segmentos objetivo.

Además, ha puesto en marcha un plan de choque de reducción de costes e implantación de programas de eficiencia para la disminución de la base de costes estructurales del grupo con el objetivo de alcanzar 15 millones de ahorro, a nivel de Ebitda, en 2017.

El grupo ha activado todas las «medidas de flexibilidad operativa» para adaptar los costes a los menores niveles de demanda. Entre las medidas del grupo, está la reducción de las horas de producción para adecuarse a los menores ritmos de ventas, «con la consiguiente disminución de medios, tanto de personal eventual, como de subcontratas».

En concreto, ha explicado que «mantiene el foco» en la generación de caja, con el compromiso de reducir la deuda, frente a los niveles actuales, una vez que las inversiones de su plan estratégico quedarán ya realizadas en 2015, todo ello «unido a una estricta optimización del circulante».

Asimismo, ha indicado que está trabajando en acciones encaminadas a fortalecer la solidez financiera del grupo y en optimizar su estructura y condiciones. La deuda financiera neta del grupo se sitúa en 180,7 millones de euros a 30 de septiembre de 2015, siendo el 84% de la deuda bruta a largo plazo.

INVERSIONES.

Por otra parte, el Grupo ha destacado que completará el plan de inversiones 2012-2016 de 150 millones de euros a la finalización de 2015, de modo que las necesidades de inversión en 2016 se reducirán «muy significativamente» en comparación con los últimos años. En los nueve primeros meses de 2015 las inversiones en inmovilizado material han ascendido a 24,3 millones de euros.

Por otra parte, ha destacado que continúa avanzando junto a Marubeni-Itochu Steel Inc. en la apertura de su nueva planta para el roscado de tubería OCTG, con la licencia de roscas Premium de JFE Steel Corporation, que tendrá lugar en la primera parte de 2016, así como en las homologaciones de sus productos para nuevos clientes.

PERSPECTIVAS.

Sobre las perspectivas futuras, ha asegurado que las incertidumbres en relación a la evolución del precio del petróleo en el corto plazo, y su efecto en las decisiones de inversión en el sector de petróleo y gas, siguen afectando al negocio de tubería sin soldadura con «expectativa de continuar en la misma línea en lo que resta de 2015 y sin visibilidad en relación a 2016».

En este sentido, ha afirmado que Tubos Reunidos, cuya actividad se desenvuelve en un sector cíclico, ha demostrado «históricamente su capacidad para gestionar situaciones de ciclo bajo».

Por ello, ha apuntado que, aún contemplando que el contexto de mercado continúe en la misma línea que la actual, el Grupo cuenta con una hoja de ruta, «que deberá permitir afrontar con solvencia el futuro».

También se muestra convencido de convertir el contexto actual en «una oportunidad» y de que las medidas de eficiencia puestas en marcha y la mejora de la capacidad de generación de caja van a permitir a la compañía «ver los frutos del esfuerzo inversor, de competitividad y de apertura de nuevos mercados y productos, cuando el mercado recupere la normalidad».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído