España, con un alza del PIB del 0,8% trimestral, se salva de los datos decepcionantes en la UE

El frenazo económico europeo anticipa otra inyección de liquidez del BCE

Bajos tipos, nula inflación y freno de la eurozona urgen a Draghi a ampliar las compras de activos

El frenazo económico europeo anticipa otra inyección de liquidez del BCE
Mario Draghi. EP

En el tercer trimestre del año, el Producto Interior Bruto (PIB) de los cinco grandes países del continente mantuvo un crecimiento decepcionante, salvo en el caso de España

Europa desacelera. No es un aviso, sino una constatación. En el tercer trimestre del año, el Producto Interior Bruto (PIB) de los cinco grandes países del continente mantuvo un crecimiento decepcionante, salvo en el caso de España, que con un avance del 0,8 por ciento casi triplica la marcha económica de Alemania y Francia (0,3 por ciento en ambos casos) y cuadruplica la tasa trimestral de PIB de Italia (0,2 por ciento).

Reino Unido, fuera de la eurozona, tan sólo ha sido capaz de progresar el 0,5 por ciento.

Las estadísticas actualizadas ayer por Eurostat certifican pues que sólo Madrid y Londres crecen por encima de la media europea (0,4 por ciento entre julio y septiembre). El resto de las grandes potencias, incluida la locomotora germana, avanzan menos que el promedio de los Veintiocho.

Más decepcionante aún es el dato de la eurozona, ya que únicamente crece el 0,3 por ciento en tasa trimestral; una décima menos de lo que hacía presagiar la evolución de los índices de gestores de compras (PMI), y por debajo de las expectativas de los expertos de Bloomberg.

Esta ralentización económica mete presión al Banco Central Europeo (BCE) para activar más medidas de estímulo no convencionales, habida cuenta de que las actualmente en vigor tampoco están dando los resultados perseguidos en materia de inflación (permanece en el entorno cero) ni de crédito (aún no fluye a la economía real tanto como sería deseable).

Lo reconocían esta semana tanto el presidente como el vicepresidente del BCE, Mario Draghi y Vítor Constancio. ?Haremos lo que sea necesario? -repitió Draghi el jueves- para asegurar la estabilidad de precios en Europa. Lo mismo que había avanzado, el miércoles en Madrid, el vicepresidente de la entidad.

Constancio dejó la puerta abierta incluso a que el BCE ampliara sus compras de activos a los bonos regionales y municipales de los países europeos. Esa es una de las medidas que la entidad supranacional tiene sobre la mesa de estudio.

De hecho, Mario Draghi hace meses que viene alertando de un agravamiento de los riesgos del frenazo en la UE, y parece ser el único alto responsable europeo dispuesto a actuar, mediante una ampliación de la compra multimillonaria de activos (la versión europea del QE, quantitative easing)

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído